Volver a la página índice

El testamento espiritual de un dramaturgo

En su última obra, La tempestad, Shakespeare parece recuperar el sentido de la armonía vital tras el horror de sus tragedias. En una isla que simboliza la naturaleza humana y en la que conviven fantasía y realidad, el viejo Próspero va armonizando secretamente las vidas de los diversos personajes que en ella naufragan.