Volver a la página índice

Charles Baudelaire

(1821-1867). Desde pequeño vivió un perpetuo conflicto con su padrastro y su madre, a la que adoraba. Participó en la fracasada revolución de 1848 y llevó una vida de disipación. Adoptó una ostentosa actitud de dandy y una desenfrenada entrega a lo que él mismo llamaba los «paraísos artificiales»: el alcohol, las drogas, las prostitutas.Su familia, para evitar que dilapidase su fortuna, le sometió a tutela judicial, y el poeta respondió con un intento de suicidio. Pasó los últimos años de su vida entre dificultades económicas y una sífilis contraída en su juventud.