Volver a la página índice

La muralla de Babilonia

La ciudad de Babilonia, situada en Caldea, estaba doblemente fortificada. Un primer muro de ladrillos tenía ocho metros de ancho y una extensión de 18 km. Delante de él había una fosa profunda, y detrás, a 12 metros de distancia, un segundo muro defensivo de siete metros de ancho.

Se entraba a la ciudad por varias puertas. La más grandiosa era la puerta doble, consagrada a la diosa del amor Istar, que tenía las paredes revestidas de azulejos con representaciones de toros y dragones. En el palacio real estaban los famosos jardines colgantes, una de las siete maravillas de la antigüedad. En el centro de la ciudad estaba el zigurat, templo escalonado, similar a una pirámide, construido en honor al Gran Señor Marduk, el dios supremo. Se cree que esta torre, de siete pisos y 91,5 metros de altura, es la famosa Torre de Babel que aparece en la Biblia. Además, se reconstruyeron los diques para proteger los campos de las inundaciones.