Volver a la página índice

Los vascos: entre Castilla, Pamplona y Aragón

La población vasca tuvo gran importancia en el desarrollo y formación de diversos reinos cristianos. El reino de Pamplona fue un reino eminentemente vascón enriquecido con población de territorios vecinos, especialmente con su expansión al sur y al oeste.

Igualmente, el componente vascón fue importante en el condado de Aragón. La población vasca estuvo íntimamente ligada al nacimiento del condado de Castilla, a partir del cual se fue conformando el condado de Alava (siglos IX y X). Este condado fue el embrión de la actual provincia alavesa y supuso la primera organización y estructuración coherente de un territorio de la actual Euskadi.

El origen de la organización de la actual provincia de Bizkaia está estrechamente ligado a la familia de los Haro, mientras que el embrión de la organización de Gipuzkoa data de la etapa de dominación pamplonesa. Estos tres territorios, tras un intermitente y controvertido dominio navarro-pamplonés (desde Sancho III el Mayor hasta 1200 con Sancho VII), fueron gradualmente reintegrándose en Castilla, donde desarrollaron un activo papel.