Volver a la página índice

Boda imperial

Tras la paz con Austria, el emperador decidió unir su apellido a la dinastía más noble de Europa, la de Habsburgo, heredera del Sacro Imperio romano germánico, casándose con la archiduquesa María Luisa en 1810. Poco antes se había divorciado de su primera mujer, Josefina, que no le había dado hijos.