Volver a la página índice
Ava Gardner, actriz gracias a una foto
jue, 15 dic 2005 18:24:00 +0100

La actriz, que llegó al mundo del cine por pura casualidad, protagonizó películas de gran éxito como Forajidos, Magnolia y 55 días en Pekín. Además, fue pareja de personas tan ilustres como el cantante y actor Frank Sinatra y el torero Luis Miguel Dominguín.

Ava Lavinia Gardner nació el 24 de diciembre de 1922 en Grabtown, Carolina del Norte (EEUU), en el seno de una familia dedicada a la plantación de tabaco. Cuando era adolescente, su cuñado, que se dedicaba a la fotografía, le sacó una instantánea para ubicarla en el escaparate de su establecimiento. Un ejecutivo de la Metro Goldwyn Mayer se quedó prendado de la chica que aparecía en la fotografía y quiso de inmediato contratarla para hacerle una prueba. Era el año 1940 y Ava se trasladó a Hollywood sin dudarlo ni un momento.

Durante los primeros años de su contrato las apariciones de Ava Gardner fueron muy breves, participando en títulos como H.M. Pulham Esq. (1941) o Kid Glove Killer (1942). Su estatus en Hollywood fue creciendo con títulos como Three men in white (1944) y She went to the races.

Su gran oportunidad llegó con la película Forajidos (1946), un film realizado por Robert Siodmak que supuso también el descubrimiento de Burt Lancaster. A partir de Forajidos, Ava Gardner se consolidó como protagonista y en los últimos años de la década de los 40 intervino en títulos como The Hucksters (1947), Venus era mujer (1948), Mundos opuestos (1949), Soborno (1949) y El gran pecador (1949).

En 1942 Ave se casó con Mickey Rooney, pero su matrimonio duró escasamente un año. Posteriormente mantuvo un romance con Howard Hughes. Su segundo marido fue el músico Artie Shaw, con quien contrajo matrimonio en 1945 para divorciarse en 1946.

La década de los 50 fue la mejor época profesional para Ava Gardner ya que intervino en proyectos como Magnolia (1950), Pandora y el holandés errante (1951), Las nieves del Kilimanjaro (1952), Los caballeros del Rey Arturo (1953), Mogambo (1953), película de John Ford por la que fue nominada al premio Oscar, Melodías de Broadway (1953), La condesa descalza (1954), La cabaña (1957), The sun also rises (1957) y La hora final (1959).

En 1951 se casó con Frank Sinatra y el matrimonio duró hasta 1957. Cuando rodó La condesa descalza, Ava se enamoró del Estado español y pasó largas temporadas, admirando el arte del toreo y bailando flamenco. Se enamoró y mantuvo varias relaciones: las más sonadas fueron las mantenidas con los toreros Luis Miguel Dominguín y Mario Cabré. Esta estancia en la península conllevó su alejamiento de Hollywood, retornando en los años 60 al cine en contadas ocasiones. Dentro de las pocas películas que hizo en esta década son destacables 55 días en Pekín (1963), La noche de la iguana (1964) y Siete días de mayo (1964).

A finales de los años 60 Ava Gardner dejó el Estado debido a problemas con el fisco y se trasladó a Gran Bretaña, donde permaneció hasta su muerte. La actriz protagonizó varios títulos cinematográficos de poco interés y trabajó en series televisivas hasta su fallecimiento a causa de una neumonía en Londres el 25 de enero de 1990.