Volver a la página índice
Anime: dibujos manga llevados a la pantalla
mar, 19 jul 2005 18:23:00 +0200

Los anime son los dibujos animados producidos en Japón que tienen como característica los grandes ojos de sus personajes, de rasgos occidentales. La mayoría de los dibujos animados que se han emitido en nuestro entorno a partir de los años 80 son anime, vienen de Japón. "Heidi", "Los caballeros del zodiaco", "Mazinger Z", "Campeones", "Dragon Ball" o "Shin Chan" sirven como ejemplo de series anime con más éxito de los últimos 30 años.

La palabra anime se emplea en occidente para denominar a los dibujos animados que tienen su origen en Japón. Se trata de dibujos manga llevados a la pantalla, bien como series de televisión o como largometrajes para la gran pantalla. El manga y el anime son todo un fenómeno social en Japón desde hace mucho tiempo, pero en los últimos años se han extendido a todo el mundo creando un gran número de fans (otaku) que adoran estos dibujos.

El cine de animación anime tiene sus orígenes en los dibujos manga, cómics o historietas impresas en papel que tienen una gran aceptación en el país del sol naciente. Sus orígenes se remontan a los siglos XI y XII, época a la que pertenecen los Chojugiga (dibujos satíricos de animales). Después, a primeros del siglo XVII surgieron los Ukiyo-e, grabados impresos en madera a través de los cuales las clases bajas criticaban a las autoridades, olvidaban sus penas con historias de amor y erotismo o narraban la historia del país. Los Ukiyo eran dibujos muy estilizados, sencillos, frescos y energéticos. En esta época empezaron a surgir también muchos de los géneros del manga: histórico, comedia, crítica, erotismo...

Sin embargo, la primera vez que se empleo el vocablo manga fue en el siglo XIX, y lo hizo el dibujante Katsuhika Hokusai en sus libros de dibujos Hokusai Manga. Los últimos años de este siglo y los primeros del siguiente serían de gran importancia en para el desarrollo del manga moderno: por una parte, los artistas occidentales se maravillaron con los dibujos Ukiyo, y por la otra, los dibujantes nipones fueron recibieron la influencia de las técnicas del cómic occidental.

En las primeras décadas del siglo XX, surgieron dibujantes como Ippei Okomoto, Kiyochika Kayashi y Rakuten Kitazawa, pioneros de esta industria que ahora mueve millones de yenes en Japón. Tokyo Puck (1905) es una de publicaciones de la era moderna, aunque la primera tira dirigida a un público masivo no apareció hasta los años 20, gracias a Oda Shousei. Su obra Ogo bat (primer superhéroe de los dibujos manga) llegó a ser la historia más famosa de los años 30.

Al mismo tiempo que el manga se iba perfeccionando y dando los primeros pasos para ser lo que es hoy, se realizaron los primeros experimentos del paso del manga a la animación, que darían como resultado el anime.

La Segunda Guerra Mundial marcó un antes y un después en esta industria. Si antes de la guerra las revistas mensuales se referían abiertamente a temas bélicos, después los aliados prohibieron este tipo de historietas por lo que los autores se vieron obligados a explorar nuevos temas, y se decantaron por la ciencia ficción y la fantasía.

En esta época comenzó a trabajar el que es considerado como el padre el manga moderno y del anime, Osamu Tezuka, que en aquel entonces era un veinteañero estudiante de medicina y apasionado de los dibujos animados de Fleischer y Disney. Su historia La nueva isla del tesoro vendió cientos de miles de ejemplares en muy poco tiempo, y le abrió las puertas a las revistas de manga más importantes del momento. El secreto de su éxito consistía en aplicar un estilo cinematográfico al cómic, descomponiendo los movimientos en varias viñetas e incluyendo abundantes efectos sonoros. En 1963 llegó otro de los grandes éxitos de este artista con Testsuwa-Aton (Astroboy), la primera serie anime. Tezuka fue el creador de una de las principales características de estos dibujos: los enormes ojos de los protagonistas.

En los próximos años el manga se extendió a otras industrias, al cine y a la televisión, al mundo de los videojuegos... Asimismo, el anime se ha expandido a occidente, convirtiendo a Japón en uno de los mayores proveedores de dibujos animados del mundo.