Volver a la página índice
Ed Harris, un secundario de lujo
vie, 31 dic 2010 17:30:00 +0100

Su nombre no suele encabezar repartos estelares pero Ed Harris se adueña de la pantalla cada vez que aparece en escena, haciendo brillar a esos papeles que a primera vista quedan en un segundo plano. Nominado al Oscar cuatro veces, ha demostrado su talento en filmes como The Truman Show, Pollock o The Hours.

Edward Allen Harris nació el 28 de noviembre de 1950 en la ciudad de Tenafly, localizada dentro del estado de Nueva Jersey en los Estados Unidos de América. A diferencia de muchos actores, no sintió desde niño la que sería su vocación. Fue muy buen deportista en su juventud, siendo ésa su prioridad en la Universidad de California. Se interesó por la actuación cuando le trasladaron a la Universidad de Oklahoma, donde estudió interpretación y empezó a trabajar en obras de teatro. Con el tiempo, se licenció en Bellas Artes en el Instituto de Arte de California.

Su carrera teatral empezó en la Costa Oeste, donde trabajó primero en los circuitos alternativos y después en Broadway. Su buen hacer sobre los escenarios le llevó a ganar numerosos premios de prestigio e incluso fue nominado a un Tony.

Debut en la gran pantalla

Harris debutó en televisión en 1977, y un año después llegaría su estreno en la gran pantalla con el thriller Coma. Obtuvo sus primeros papeles destacados gracias al director George Romero, que le fichó para intervenir en Los caballeros de la moto (Knightriders) y Cuentos de ultratumba(Creepshow). Harris empezó a hacerse realmente conocido en 1983, cuando interpretó al astronauta John Glenn en Elegidos para la gloria (The Right Stuff).

En 1985 volvió a cosechar grandes éxitos con su papel protagonista en Walker. Cuatro años después, Harris participó junto al gran Robert De Niro en el largometraje Jacknife. Ese mismo año en El abismo (The Abyss), del director James Cameron, obtuvo su mayor éxito hasta ese momento.

Candidato al Oscar en cuatro ocasiones, su primera nominación llegó en 1995, por su trabajo como actor secundario en la aventura espacial Apolo 13 (Apollo 13), de Ron Howard. Tres años después repetiría mención en esa categoría gracias a su papel como Christof (el creador del mundo en el que vive Jim Carrey) en The Truman Show (El Show de Truman), de Peter Weir.

En el año 2000, Harris se estrenó como director con Pollock, un proyecto que además produjo y en el que encarnaba al personaje principal. El film puso de manifiesto su talento también tras la cámara y supuso su tercera nominación al Oscar, esta vez como protagonista.

En 2001 Ed Harris protagonizó dos películas. Primero se uniría a Joaquin Phoenix en el thriller Buffalo Soldiers. Por otro lado, se puso a las órdenes de Ron Howard para acompañar a Russell Crowe en el drama Una mente maravillosa (A Beautiful Mind), basada en la novela homonima que relata la historia real de John Nash.

Con su siguiente trabajo le llegó su cuarta candidatura a la estatuilla, de nuevo como secundario, gracias a su trabajo como un escritor enfermo de SIDA en Las horas (The Hours), donde compartió escena con Nicole Kidman, Julianne Moore y Meryl Streep.

En 2006 Ed Harris interpretó otro de sus grandes papeles en el drama Copying Beethoven, encarnando al genial compositor Ludwig van Beethoven.

En 2008 Ed Harris estrenó Appaloosa, un western que él mismo dirigió, produjo y protagonizó y cuyo reparto completaban Viggo Mortensen, Renée Zellweger y Jeremy Irons.

En 2010 ha trabajado en What´s Wrong with Virginia, un drama que protagoniza junto a Jennifer Connelly y Emma Roberts. Además, también ha protagonizado la película Once Fallen, y ha participado en el reparto de Camino a la libertad (The Way Back), un drama protagonizado por Colin Farrell y Mark Strong, que está basado en una obra de Slavomir Ravich. Veremos de nuevo cómo cambia de registro en la comedia That´s What I Am. Finalmente tiene previsto para 2011 formar parte del reparto del thriller Salvation Boulevard, junto a Marisa Tomei, Pierce Brosnan y Greg Kinnear.

(Fotos: IMDb)