Volver a la página índice
Brigitte Bardot, el gran mito erótico de los 50
vie, 03 dic 2010 19:30:00 +0100
Considerada una de las sex symbols más importantes en el cine durante las décadas de los 50 y 60, Brigitte Bardot es una de las pocas supervivientes del cine clásico junto a Elizabeth Taylor y Sophia Loren. A pesar de retirarse a muy temprana edad , Bardot nos dejó más de 60 películas, pero seguramente será recordada por su melena rubia, sus labios perfilados y su belleza y juventud.

Nacida en París el 28 de septiembre de 1934 en el seno de una familia acomodada, a la temprana edad de 14 años comenzó la carrera de Bardot como modelo de sombreros para la revista Elle, llegando a ser una de las modelos parisinas más deseadas. Su físico logró llamar la atención de los productores y directores cinematográficos galos, (principalmente Mark Allegret) consiguiendo debutar en la pantalla grande en 1952 con la película Le trou normand (1952), de Jean Boyer.

Alcanzando la fama en el cine

Tras realizar la película, Bardot se enamoró de Roger Vadim, asistente en la dirección de Allegret, y pocos meses después de conocerse se casaron gracias a la mediación de Marc Allegret, quien la había incluido en el proyecto de la película Los laureles han sido cortados, película que finalmente nunca sería rodada pero que permitió el primer contacto físico entre la joven pareja.

El debut como director de Vadim, que contó para el papel principal con el protagonismo de su esposa, supuso la subida al estrellato mundial de B.B., altamente sensual en la película titulada Y Dios creó a la mujer (1956). Memorable es la escena de B.B. bailando descalza sobre una mesa, una escena recordada como una de las más eróticas de cine.

En los años anteriores ya había sorprendido a la audiencia francesa con títulos como La luz de enfrente (1955), de George Lacombe, Esa pícara colegiala (1955) de Michel Boisrond o Las maniobras del amor (1955), película dirigida por Rene Clair.

Una rubia muy parisina

A pesar de que su belleza llamó la atención en todo el mundo, Brigitte apenas cruzó el charco para protagonizar películas en Hollywood. Para finales de la década de los 50, la actriz ya había participado en películas como Una parisina (1958) de Claude Autant Lara, ¿Quiere usted bailar conmigo? (1959), de Boisrond y Babette se va a la guerra (1959), film realizado por Christian-Jaque.

Durante esas grabaciones, el matrimonio entre la actriz y Roger Vadim se rompió, y la rubia parisina se volvió a casarse en esta ocasión con el actor Jacques Charrier, con el que tuvo un hijo llamado Nicolás. La pareja aguantó poco, ya que se separaron en 1962. Con Charrier, B.B. coincidió en tres ocasiones como pareja protagonista: Babette se va a la guerra (1959), L´affaire d´une nuit (1960) y Marie Soleil (1965).

Relaciones poco duraderas

Se casó por tercera vez con el playboy y director de origen germano Gunter Sach, pero este enlace tampoco tuvo continuidad, y su vínculo matrimonial se deshizo en 1969. También mantuvo relaciones sentimentales con el compositor Serge Gainsbourg, los actores Jean-Louis Trintignant y Warren Beatty y los cantantes Sacha Distel y Gilbert Becaud.

Durante los años 60 y comienzos de la década de los 70 su estatus estelar se afianzó gracias a películas como El desprecio (1963) de Jean Luc Godard, Viva María (1965), título de Louis Malle en el que también aparecía otra diva, Jeanne Moureau, Las mujeres (1969) realizada por Jean Aurel o Las petroleras (1971) dirigido por Christian-Jaque.

Una retirada a tiempo

A los 39 años se retiró del cine. Para entonces había filmado más de 60 películas y su figura entera había sido fotografiada infinidad de veces. Sus gestos, tan personales estaban llenos de una sensualidad diferente, y parecía buscar complicidad en el espectador, logrando, en 21 años, un éxito rotundo. Desde entonces ha llevado una vida más tranquila protegiendo y luchando por la defensa de los animales, siendo actualmente una de las más influyentes activistas de ese movimiento.

Actriz, objeto de deseo para millones de hombres y cartel indispensable en muchos de los lugares públicos y privados, el pasado año cumplió tres cuartos de siglo, y desde 1992 está casada con su cuarto esposo, Bernard D´Ormale.

(Fotos: IMDb)