Volver a la página índice
Anne Baxter, Eva al desnudo
vie, 18 jun 2010 15:48:00 +0200

Anne Baxter estuvo muy presente en el cine de Hollywood de los años 40 y 50. Trabajó con directores de la talla de Orson Welles, Billy Wilder y William A. Wellman. Logró un Oscar en la categoría de mejor actriz secundaria por su actuación en El filo de la navaja, de Edmund Goulding, y volvió a estar nominada, esta vez como actriz principal, por su interpretación en Eva al desnudo, de Joseph L. Mankiewicz. A partir de la década de los 60 se centró en la televisión, donde participó en series como Hotel.

Anne Baxter nació el 7 de mayo de 1923 en Michigan City, Indiana (Estados Unidos). Su padre, Kenneth, era comercial y su madre, Catherine, la hija del afamado arquitecto Frank Lloyd Wright.

Al poco tiempo de trasladarse con su familia a Nueva York, asistió a una obra de Broadway, y quedó hechizada. Tenía diez años. Con doce ya se había estrenado en el teatro. Durante ese periodo, recibió clases de interpretación de la célebre Maria Ouspenskaya.

Primeros pasos

A finales de los años 30 quiso probar suerte en el cine, y, tras realizar una prueba, en 1940 la 20th Century Fox llamó a su puerta. Ese mismo año hizo su debut cinematográfico con Puño de hierro, un western dirigido por Richard Thorpe.

Poco a poco, Anne fue asentándose en la meca del cine gracias a títulos como Aguas pantanosas (1941), de Jean Renoir, El cuarto mandamiento (1942), de Orson Welles, The pied piper (1942), de Irving Pichel, Cinco tumbas al Cairo (1943), de Billy Wilder, La estrella del norte (1943), de Lewis Milestone, y La Zarina, de Ernst Lubitsch y Otto Preminger, entre otros.

En 1947 contrajo matrimonio con el también actor John Hodiak, al que conoció en el rodaje de Sunday dinner for a soldier (1944), dirigida por Lloyd Bacon. Más tarde volverían a coincidir en La rival (1948), de Mervyn LeRoy. Se divorciaron en 1953.

Premios Oscar

Gracias a su actuación en El filo de la navaja (1946), dirigida por Edmund Goulding y protagonizada por Tyrone Power, fue distinguida con el Oscar a la mejor actriz secundaria. A finales de la década participó en títulos como The luck of the irish (1948), de Henry Koster, y Cielo amarillo (1948), un western de William A. Wellman, con Gregory Peck y Richard Widmark.

Por su papel de Eve Harrington en la genial Eva al desnudo (1950), de Joseph L. Mankiewicz, fue nominada por segunda vez al Oscar, esta vez como actriz principal, aunque finalmente se lo arrebató Judy Hollyday. Era el brillante inicio de un decenio que resultó inferior al anterior en cuanto a la calidad y la cantidad de las películas que realizó. Los títulos más reseñables de esa época fueron Gardenia azul (1953), de Fritz Lang, Yo confieso (1953), de Alfred Hitchcock y, sobre todo, Los diez mandamientos (1956), dirigida por Cecil B. De Mille.

Últimos años

A partir de entonces, sus apariciones cinematográficas disminuyeron drásticamente y se limitaron a filmes de escasa entidad. Cimarrón (1960), de Anthony Mann, fue una de sus últimas películas destacables. Ese mismo año se casó por segunda vez con el granjero Randolph Galt, con quien convivió durante nueve años.

En ese punto, Baxter encaminó su carrera al teatro y la televisión, alcanzando una enorme popularidad con diversas series, entre ellas Hotel.

Su último marido fue David Klee, un destacado corredor de bolsa que falleció en 1978 tras un año de vida marital.

Anne Baxter murió de un aneurisma cerebral el 12 de diciembre de 1985 en Nueva York. Tenía 62 años.

(Argazkiak: 1, 2, 5, 7: IMDb; 3, 4, 6 Filmaffinity)