Volver a la página índice
Dana Andrews, el actor que conquistó Hollywood en la década de los 40
vie, 21 may 2010 15:34:00 +0200
Destacó en los años 40 y 50 con títulos como Laura, de Otto Preminger, y Los mejores años de nuestra vida, de William Wyler. No obstante, las películas posteriores en las que participó resultaron ser muy inferiores, y su estrella se fue apagando poco a poco. Tras permanecer varios años sumido en el alcoholismo, consiguió superar su adicción y se dedicó activamente a alertar a los jóvenes de sus riesgos.

Carver Dana Andrews nació el 1 de enero de 1909 en Covington County, Mississippi (EE.UU.). Era el tercero de los trece hijos que tuvieron el reverendo baptista Charles Forrest Andrews y su mujer Annis.

Después de estudiar Administración de Empresas en Houston (Texas), en 1931 viajó a Los Ángeles (California) para labrarse un futuro como cantante, aunque la suerte le dio la espalda antes de empezar.

Resignado, comenzó a trabajar en una gasolinera, y fue uno de sus clientes quien le dio el espaldarazo definitivo pagándole clases de ópera, además de estudios de arte dramático en la prestigiosa Pasadena Playhouse, donde debutó como actor a mediados de los años 30.

Tras firmar un contrato con Samuel Goldwyn, comenzó su andadora en el cine en la década de los 40, con películas como Kit Carson, de George B. Seitz, y El forastero, de William Wyler, con Gary Cooper como protagonista principal.

En esa época, intervino, además, en otros títulos reseñables como Bola de fuego (1941), de Howard Hawks, Aguas pantanosas (1941), de Jean Renoir, junto a Walter Brennan y Anne Baxter, La ruta del tabaco (1941), de John Ford , o el western Incidente en Ox-Bow (1943), dirigida por William A. Wellman. Pero fue Laura (1944), de Otto Preminger, una de las películas cumbre del cine negro de los años 40, la que aupó a Andrews al estrellato.

A partir de ese momento, comenzó a recibir papeles principales en películas de muy diverso género: Un paseo bajo el sol (1945), un relato bélico dirigido por Lewis Milestone, la oscarizada Los mejores años de nuestra vida (1946), de William Wyler, el western Tierra generosa (1946), de Jacques Tourneur, El justiciero (1947), dirigida por Elia Kazan, y el thriller El telón de acero (1948), de William A. Wellman, entre otras.

Aunque los años 50 comenzaron de forma notoria gracias a Al borde del peligro (1950), una intriga criminal dirigida por Otto Preminger, en las posteriores producciones en la que intervino Andrews la calidad mermó considerablemente. No obstante, también hubo películas estimables como Mientras Nueva York duerme (1956), de Fritz Lang, y La noche del demonio (1958), dirigida por Jacques Tourneur.

Tras su participación en Los seres queridos (1965), de Tony Richardson, su actividad se limitó a trabajos para televisión y a películas cinematográficas de escasa categoría.

Atrapado por el alcoholismo durante varios años, Andrews logró escapar de sus garras y comenzó a trabajar activamente con el objetivo de apartar a la juventud del consumo de alcohol.

Contrajo matrimonio en dos ocasiones: en 1932 con Janet Murray, de la que enviudó en 1935, y en 1939 con la actriz Mary Todd, con la que estuvo casado hasta el fin de sus días.

En sus últimos años de vida, contrajo la enfermedad de Alzheimer. Falleció el 17 de diciembre de 1992. Tenía 83 años.

(Fotos: IMDb)