Volver a la página índice
The Godfather, la mafia en escena (III)
vie, 08 may 2009 18:31:00 +0200

Aunque las críticas la califican como la peor de las tres películas de la saga El Padrino, la verdad es que el último filme de la trilogía es un buen cierre para la historia de la familia Corleone. En esta ocasión, la cinta narra como Michael trata de legitimar su imperio criminal. El trabajo no fue aclamado por la crítica y al contrario que sus antecesoras no ganó ningún Oscar, quizás fuera debido a que hasta el director de la cinta ha declarado en alguna ocasión que con los dos primeros filmes la historia ya estaba contada. Sin embargo, El Padrino ha dado a la historia del séptimo arte uno de sus mitos más aclamados.

La tercera parte de la trilogía El Padrino llegó a las salas de cine en 1990. Por tercera vez, Mario Puzo y Francis Ford Coppola escribieron el guión del largometraje. Además, ese último se volvió a encargar de la dirección del filme. La cinta cerraba la historia sobre Michael Corleone (Al Pacino), el padrino de la mafia que en la década de los 80 intenta que su imperio sea legítimo. Sin embargo, la película muestra el arrepentimiento de su protagonista por los actos que ha cometido en el pasado y proporciona una dosis de moral a su historia. En definitiva, cuenta la historia de Michael Corleone, "un hombre bueno que se transforma en malvado", tal y como ha asegurado en alguna ocasión el director de las tres cintas.

Al Pacino y Diane Keaton vuelven a interpretar los mismos personajes, mientras que Andy García es una de las nuevas incorporaciones. El actor encarna al sobrino de Michael Corleone, Vincent Mancini, que además mantendrá un romance con la hija del mismo.

Ficción con reflejos de realidad

La trama de la última entrega de la saga Corleone arranca en 1979. Michael Corleone ya ronda los cincuenta años. La primera escena enseña cómo en su intento por limpiar sus actos del pasado y legalizar las acciones de su familia, el padrino es galardonado por sus donaciones a la iglesia Católica. A eso hay que sumarle que sus hijos ya son mayores y que ya lleva ocho años sin ver a su ex-esposa Kay Adams (Diane Keaton). En esta película Michael busca ya su relevo para sustituirle al frente del clan.

Asimismo, por primera vez, los autores del guión incluyeron en el escrito hechos basados en la vida real como la muerte del Papa Juan Pablo I.

El filme alcanza su clímax cuando Michael acude al debut artístico de Anthony, uno de los hijos que tuvo con Kay. Durante el transcurso de la obra en la Casa de la Ópera de Sicilia, le comunican que el nuevo Papa corre serio peligro, pero tras entregar el título de Don a su sobrino Vincent dice que él ya no puede hacer nada. Una vez finalizado el espectáculo, Mary discute con su padre en las escaleras de entrada al teatro, enfadada con su progenitor por oponerse a la relación sentimental que mantiene con Vincent. Justo en ese momento, un asesino contratado por otro de los jefes de la mafia intenta matar a Michael, pero el disparo se desvía y acaba con la vida de Mary. Es entonces cuando se produce una de las escenas más emotivas y conmovedoras que ha protagonizado Al Pacino en toda su trayectoria profesional. La cámara recoge a Michael gritando abatido sobre el cadáver de su hija. El filme cierra la trilogía con un viejo Michael Corleone sentado en el jardín de una casa de Sicilia, donde, finalmente, muere.

Participaciones

Coppola incorporó al elenco de actores varios miembros de su familia en esta película. Su hija Sofía, fue obligada a caracterizar el papel de la hija de Michael después de que Winona Ryder abandonara el proyecto en el último momento. Sin embargo, no era la primera vez que la pequeña actuaba en la trilogía, ya que también había encarnado el papel del sobrino recién nacido de Michael Corleone, en la escena del bautismo, al final de la primera película. Asimismo, Talia Shire, hermana de Coppola, es quien interpreta el papel de la hermana del padrino. Otros de los familiares que aparecieron en la película son su madre, su nieta y su padre, quien escribió gran parte de la banda sonora.

Ausencia de galardones

A veces las segundas partes no son buenas. Sin embargo, El Padrino superó esa prueba. Fue en la tercera entrega cuando no se repitieron los premios de las cintas anteriores. Y es que aunque la cinta fue nominada a siete premios Oscar, entre los que se incluían las categorías de mejor película y mejor actor de reparto, no consiguió ninguna estatuilla. Ese año, el premio al mejor largometraje fue para Bailando con lobos.

Un mito para la historia

El Padrino IV sería la cuarta película de la saga de no haber sido por la muerte de su autor Mario Puzo. El largometraje iba a grabarse en los exteriores de Sicilia y Nueva York, en 1999, e iba a ser dirigida por Coppola. Cuando el filme ya iba a comenzar su rodaje, el escritor enfermó. Entonces, la redacción del guión se suspendió hasta que Puzo se recuperara, pero falleció el 2 de julio de 1999.

La saga El Padrino es ya un clásico en el mundo del cine. Tanto el libro como la película introdujeron términos italianos tales como Cosa Nostra. Y siempre quedará en el recuerdo una frase que resume el espíritu de esta obra maestra del cine: "Le voy a hacer una oferta que no podrá rechazar". Y así es, The Godfather es una propuesta cinematográfica que los espectadores nunca podrán rechazar.

(Fotos: www.imdb.com)