Volver a la página índice
The Godfather, la mafia en escena (II)
jue, 30 abr 2009 18:31:00 +0200

Si la primera parte de la trilogía de Francis Ford Coppola consiguió convertirse en una de las películas más aplaudidas y significativas de la historia del cine, la segunda no fue menos importante. El dúo Coppola Puzo volvió a funcionar y para muchos esta segunda entrega, a pesar de no contar con Marlon Brando, superó a la primera. El filme tiene una estructura más compleja, sobre todo, porque cuenta dos historias de forma paralela. Por un lado, una de las tramas continúa la historia de la primera parte, en la que en los años 50 del siglo XX Michael Corleone es el nuevo padrino. En la otra, los autores decidieron contar el origen de la familia Corleone, narrando la vida del patriarca hasta que fundó el clan en la ciudad de Nueva York. La cinta se hizo con seis premios Oscar.

La secuela El Padrino II se estrenó en 1974, dos años más tarde que su predecesora. Si la primera entrega se consideraba el mejor trabajo de Francis Ford Coppola, esta segunda no fue menos. La historia está contada a través del personaje de Michael Corleone, hijo menor de Vito, en un guión redactado, una vez más, por Coppola y Mario Puzo (autor de la novela) y con el que volvieron a ser premiados. Una vez más, el filme consigue realizar un retrato emocional sobre las relaciones familiares y sentimentales. Asimismo, también hace una crítica a algunos aspectos sociales de la comunidad estadounidense como la corrupción, la inmigración o la consecución del "sueño americano". En definitiva, se trata de un trabajo que puede resultar moralmente más interesante.

Así, el relato se divide en dos tramas que son contadas de forma paralela. La primera es la continuación de la historia que se desarrolla en el primer filme. Situada en los años 50, la cinta cuenta como Michael Corleone se ha convertido en el nuevo padrino y es ahora el encargado de los asuntos de la familia. El personaje interpretado por Al Pacino comienza un proceso autodestructivo de su propia familia en el intento, precisamente, de salvarla. Su interés reside en expandir sus actividades en nuevos territorios como Las Vegas o Cuba, pero en sus intentos por consolidar los intereses de los Corleone se vuelve un hombre frío y calculador y termina perdiendo a su familia. La película sirvió al intérprete para agrandar su mito como estrella de cine.

Al mismo tiempo, la cinta presenta una segunda historia paralela y totalmente relacionada con la anterior. Con la ayuda de un filtro tono sepia, en el filme se explica la génesis de la saga y el ascenso del patriarca de la familia Corleone a la cúpula criminal de comienzos del siglo XX en la ciudad de Nueva York. Fue una parte de la historia difícil de escribir en el guión, ya que Puzo sólo dedicaba un capítulo de la novela a explicar la juventud de Vito.

Caras nuevas

Una de las incorporaciones más importantes del reparto fue Robert De Niro, quien representaba a Vito Corleone en su juventud. El papel le sirvió para lanzarse al estrellato, ya que hasta el momento no era un actor muy consagrado. De hecho, fue rechazado en el casting de otro de los personajes de la cinta. Sin embargo, su excelente interpretación del patriarca en su juventud hizo que ganara el Oscar al mejor actor secundario, un logro teniendo en cuenta que casi todo el papel contenía diálogos en italiano.

Curiosidades

Muchas escenas de esta segunda entrega fueron suprimidas. Asimismo, el final que se había grabado en un principio, en el que Kay (Diane Keaton), mujer de Michael, reza por el alma de su marido, fue cambiado por otro en el que un recuerdo familiar viene a la cabeza del nuevo padrino en el momento de encargar la ejecución de su propio hermano Fredo (John Cazale).

En total, El Padrino II se hizo con seis Oscars: mejor película, mejor director (Francis Ford Coppola), mejor actor de reparto (Robert De Niro), mejor guión adaptado (Mario Puzo y Francis Ford Coppola) y mejor dirección artística (Dean Tavoularis, Angelo Graham y George R. Nelson).

(Fotos: www.imdb.com)