Volver a la página índice
The Godfather, la mafia en escena (I)
vie, 24 abr 2009 18:31:00 +0200

La adaptación de la obra de Mario Puzo llegó a la gran pantalla en el año 1972. Las constantes complicaciones que surgían a medida que iba avanzando el proyecto no presagiaban que hoy en día el filme se convertiría en una película de culto y que El Padrino terminaría teniendo dos secuelas. La cinta es una crítica a la sociedad estadounidense, las relaciones familiares, la política y sus esquemas morales. La mafia se vuelve así en una herramienta para conseguir que el espectador se vuelva, en definitiva, en el juez de la historia. Esta cinta fue el trampolín a la fama y el prestigio de Francis Ford Coppola, que después de varios proyectos de poca repercusión, consiguió conquistar Hollywood junto a actores como Marlon Brando y Al Pacino.

Tanto el libro como la trilogía fílmica firmada por Francis Ford Coppola son mucho más que una historia de crímenes. Tres años después de que Puzo publicará la obra que está considerada uno de los grandes clásicos de la novela negra, Coppola dirigió su versión cinematográfica. La saga (formada por tres entregas) realiza un preciso retrato de una época y también de un ambiente.

Éxito inesperado

Aunque la novela de Puzo fue todo un éxito nada más editarla, la verdad es que al escritor, por irónico que parezca, no le gustaba y hasta llegó a decir que la había escrito con el único objetivo de ganar dinero. En 1968 el autor del libro conoció al productor jefe de la Paramount Pictures, Robert Evans, y le propuso unos primeros borradores de un proyecto llamado Mafia. Evans, por su parte, le compró los derechos de la novela por 12.500 dólares. Un año más tarde, la productora decidió llevar la obra a la pantalla grande y, en un principio, convertirla en la típica película de gánsteres. Sin embargo, la cinta estuvo envuelta en una gran polémica desde que el proyecto fue presentado. De hecho, varios grupos de ítaloamericanos presentaron protestas y hasta llegaron a recibir amenazas de bomba para que no se llevara a cabo el rodaje.

Inicialmente, el filme iba a ser una producción de bajo presupuesto y, por ello, contrataron a un joven y aún desconocido director: Francis Ford Coppola.

El cineasta trabajó estrechamente con Mario Puzo en la adaptación de la novela. Cada uno de ellos escribió un guión por separado, aunque siempre mantenían el contacto. El resultado fue un guión de 163 páginas para una película de una duración aproximada de tres horas. Para evitar problemas, ambos decidieron eliminar del guión todo lo que hiciera referencia a la palabra mafia.

El filme recoge los eventos principales de la novela. Para ello, Coppola arrancó las páginas que correspondían a esos hechos y las pegó en un cuaderno. A diferencia del libro, tanto el autor de la historia como el director de la cinta no permitieron que en la película hubiera saltos en el tiempo y que parte de lo ya contado fuera retomado por un personaje. Al reducir las tramas de menor relevancia y el desarrollo de algunos de los personajes secundarios consiguieron que el espectador centrara toda su atención en la familia Corleone.

Al comienzo de los ensayos, Puzo fue expulsado por completo de la película y Paramount no permitió que el autor de la historia viera ni el corte final de la misma.

Una gran producción

El rodaje duró 77 días, 5 menos de los que en un principio Coppola había pedido para la grabación de la cinta. El deseo del cineasta de ser fiel a la novela llevó a la Paramount a invertir 6 millones de dólares en el proyecto, seis veces más de lo esperado en un principio, cosa que no gustó a los productores. Sin embargo, las ganancias también fueron espectaculares. En total, la primera parte de esta trilogía recaudó 245.066.411 dólares.

El Padrino cuenta además con un reparto formado por algunas grandes estrellas del momento y otras que comenzaron el estrellato con este filme. Marlon Brando fue el elegido por Coppola para encarnar el papel de Vito Corleone, patriarca de la familia. Aunque él y Puzo estaban de acuerdo, los productores no estaban dispuestos a aguantar las excentricidades del actor. Sin embargo, tras aceptar una serie de condiciones, Brando hizo una prueba en la que los responsables del proyecto quedaron encantados. Y es que, además de sus dotes interpretativos, el actor se metió algodones en las mandíbulas e hizo un a representación excelente del personaje de Vito Corleone con la que conquistó a todo el equipo.

Un novato Al Pacino, en el papel de Michael (hijo menor de Don Vito Corleone), y una jovencísima Diane Keaton, como novia de Michael, son otros de los grandes actores que participaron en la película.

La banda sonora, por su parte, pertenece al compositor Nino Rota.

Un apreciado triunfo

El padrino es una de las producciones más aclamadas de la historia cinematografía estadounidense y mundial. La cinta es considerada uno de los mejores filmes de todos los tiempos y el mejor de Francis Ford Coppola.

En 1973, ganó tres premios Oscar en las categorías de mejor actor (Marlon Brando), mejor película y mejor guión adaptado (Mario Puzo y Francis Ford Coppola). Asimismo, se hizo con cinco globos de oro: mejor película-drama, mejor director, mejor actor-drama, mejor canción original y mejor guión.

Sin embargo, El Padrino I sólo fue la primera parte de una trilogía completada por El Padrino II, en 1974, y concluida con El Padrino III, en 1990.

(Fotos: www.imdb.com)