Volver a la página índice
Vivien Leigh, la mítica Escarlata Ohara
vie, 20 oct 2006 18:26:00 +0200

La actriz británica Vivien Leigh siempre será recordada por su papel de Escarlata Ohara en la mítica Lo que el viento se llevó. Ganadora de dos premios Oscar, formó pareja sentimental y profesional con Laurence Olivier. Su frágil salud le impidió desarrollar su carrera artística con normalidad. Murió a los 53 años a causa de una tuberculosis.

Vivien Leigh (Vivian Mary Hartley) nació el 5 de noviembre de 1913 en Darjeeling (India) y se instaló junto a su familia en Gran Bretaña una vez finalizada la Primera Guerra Mundial. Su padre era un agente de bolsa inglés y su madre una ama de casa irlandesa. La actriz descubrió su pasión por la interpretación a una edad temprana, participando en varias obras teatrales de los colegios a los que asistió. Tras terminar los estudios primarios se unió a la Royal Academy of Art, una de las escuelas de interpretación más prestigiosas de Londres. En 1932 contrajo matrimonio con el abogado Herbert Leigh Holman, con el que tendría una hija, Suzanne. Dos años después debutó en las tablas con la obra The Sash.

Su salto al cine se produjo en 1935, apareciendo brevemente en el film británico Things are looking up. Aunque su diálogo sólo constaba de una línea, Vivien supo atraer la atención del público y de nombres destacados de la industria.

Continuó su formación en el teatro Old Vic, donde también conoció al legendario Laurence Olivier. Se enamoraron y Vivien se divorció de su anterior marido para contraer matrimonio con Olivier en 1940. Ambos coincidieron en varios filmes como Fire Over England (1937) o 21 Days Together (1940). Aunque prefería el teatro, Leigh apareció en películas inglesas entre las que destacan Callejón sin salida (1938) y Un yanqui en Oxford (1938).

En 1939 el influyente productor David O. Sleznick buscaba la actriz ideal para encarnar a la caprichosa Escarlata Ohara en la adaptación de la novela Lo que el viento se llevó. Esta interpretación le valió su primer Oscar como actriz protagonista y el reconocimiento de la crítica estadounidense.

Aunque sufría numerosos problemas de salud (depresiones y problemas respiratorios), la actriz británica continuó con sus trabajos en producciones teatrales y espaciando cada vez más sus apariciones en la pantalla grande. Algunos de los filmes que protagonizó en esta etapa fueron El puente de Waterloo (1940), Lady Hamilton (1941), César y Cleopatra (1945) y Anna Karenina (1948).

En 1951 volvió a triunfar en la pantalla grande, encarnando a la inestable Blanche DuBois del mítico film Un tranvía llamado Deseo, dirigido por Elia Kazan y en el que coincidió con Marlon Brando. Su interpretación le brindó su segundo Oscar como actriz principal y otros premios importantes como el BAFTA británico, el premio de la crítica de Nueva York, la Copa Volpi del Festival de Venecia y una nominación a los Globo de Oro.

En 1960, tras veinte años de matrimonio, se divorció de Laurence Olivier e inició una relación sentimental con el actor John Merivale, visto en filmes de poca repercusión como Arabesco (1966) y El último de la listaUn tranvía llamado Deseo la actriz protagonizó sólo tres películas: The Deep Blue Sea (1955), La primavera romana de la Sra. Stone (1961) y Ship of Fools (1965).

Leigh falleció en Londres el 7 de julio de 1967 a causa de una tuberculosis con tan sólo 53 años.