Volver a la página índice
Arthur Kennedy, un gran actor secundario
vie, 09 jun 2006 18:26:00 +0200

Desde su debut en 1940 y hasta su retirada a finales de la década de los años 70, Arthur Kennedy fue uno de los intérpretes más característicos en el cine de Hollywood, principalmente en papeles secundarios. El actor llegó a ser nominado en cinco ocasiones al Oscar, aunque no consiguió llevarse ninguna estatuilla.

John Arthur Kennedy nació en Worcester (Massachusetts, Estados Unidos) el 17 de febrero de 1914. Tras estudiar interpretación en el Instituto Carnegie de Pittsburgh, Kennedy debutó como actor teatral a mediados de los años 30 en el Globe Theatre Company, representando principalmente obras clásicas de William Shakespeare.

Cuando estaba interpretando una obra en la ciudad de Los Angeles, fue descubierto por James Cagney, quien lo recomendó a Anatole Litvak para que le ofreciera su primer papel cinematográfico en la película Ciudad de conquista (1940), film protagonizado junto a Ann Sheridan y el propio Cagney.

Tras filmar con la Warner, Kennedy intervino en la primera mitad de la década de los 40 en películas como Air Force (1943, Howard Hawks), El último refugio (1941, Raoul Walsh), Murieron con las botas puestas (1941, Raoul Walsh) y Desperate Journey (1942, Raoul Walsh).

Además de sus trabajos para el cine, el actor no dejó de participar en producciones teatrales en Broadway, especializándose en obras del dramaturgo Arthur Miller. Gracias a su protagonismo en Muerte de un viajante, Kennedy recibió el prestigioso premio Tony.

En cuanto al cine, los mejores títulos en los que apareció el actor de Massachusetts durante la segunda parte de los años 40 fueron El justiciero (1947, Elia Kazan), Too late for tears (1949, Byron Haskin), La ventana (1949, Ted Tetzlaff) y El ídolo de barro (1949), excelente film de boxeo en el cual interpretaba al hermano de Kirk Douglas, papel por el fue nominado por primera vez al Oscar como mejor actor secundario, aunque la estatuilla fu para Dean Jagger (Almas en la hoguera).

En la década de los 50, Arthur Kennedy fue nominado en cuatro ocasiones más al Oscar. Tres como mejor actor de reparto, por La furia de los justos (1955), Vidas borrascosas (1957) y Como un torrente (1958), y una como mejor intérprete principal por Nuevo amanecer (1951, Mark Robson), aunque nunca consiguió la estatuilla. Los galardonados fueron Humphrey Bogart (La reina de Africa, Jack Lemmon (Escala en Hawaii), Red Buttons (Sayonara) y Burl Ives (Horizontes de grandeza).

Además de los títulos por los que fue nominado al Oscar, las películas más interesantes de Arthur Kennedy en los años 50 y 60 fueron Horizontes lejanos (1952, Anthony Mann), Encubridora (1952, Fritz Lang), The Lusty Men (1952, Nicholas Ray), Horas desesperadas (1955, William Wyler), El hombre de Laramie (1955, Anthony Mann), En una isla tranquila al sur (1959, Delmer Daves), El fuego y la palabra (1960, Richard Brooks), Barrabás (1962, Richard Fleischer), Lawrence de Arabia (1962, David Lean), El gran combate (1964, John Ford), Viaje alucinante (1966, Richard Fleischer) y Nevada Smith(1966, Henry Hathaway).

A partir de esa fecha, Kennedy diversificó sus actuaciones en la pantalla grande y la televisión, interviniendo en películas de escasa relevancia, varias de ellas de producción europea, y a finales de los años 70 dejó el cine, aunque retornó en 1989 para protagonizar la película Sings of life (1989), su último trabajo como actor.

Arthur Kennedy falleció a la edad de 75 años el 5 de enero de 1990 a causa de un tumor cerebral.