Volver a la página índice
Foo Fighters: había vida después de Nirvana (I)
vie, 11 feb 2011 17:30:00 +0100

Cuando en 1994 la muerte de Kurt Cobain azotó el mundo, todo hacía presagiar que el genuino sonido de Nirvana, la banda que había elevado el grunge a las más altas cotas de popularidad, iba a morir con él. Pero el batería del mítico grupo de Seattle, Dave Grohl, no estaba por la labor. Soltó las baquetas, se aferró con fortaleza a la guitarra y fundó su propio grupo: Foo Fighters. Con un sonido menos áspero y crudo que el del desaparecido Nirvana, el cuarteto liderado por Grohl ha conseguido el reconocimiento del público y de la industria, tras más de 15 años sobre el escenario y 6 discos de estudio publicados. En 2011, verá la luz el séptimo trabajo del cuarteto, que ha levantado una gran expectación, no en vano, ha reunido a tres artífices del Nevermind de Nirvana: Dave Grohl, Krist Novoselic (bajo) y Butch Vig ( producción).

La banda surgió a mediados de los 90, en pleno auge del grunge. En la primera mitad de la década, Nirvana abanderó el movimiento y campaba a sus anchas por el panorama musical, tras la publicación en 1991 del popular Nevermind. Tras varios años en los que se repartieron el protagonismo los éxitos y los excesos a partes iguales, la historia del grupo terminó en 1994, con el fallecimiento de su histórico líder, Kurt Cobain.

Tras el mazazo, el que fuera batería de Nirvana, Dave Grohl, decidió reemprender su camino en solitario, dando inicio así a Foo Fighters. El ex batería, desempolvó varios temas que había escrito siendo miembro de Nirvana, y compuso alguno más. En 1994, se metió en el estudio de grabación y, tocando él mismo prácticamente todos los instrumentos, grabó su primer disco: Foo Fighters. El éxito del trabajo superó todas las expectativas. Para salir de gira, Grohl tuvo que reclutar a varios músicos, formando así la alineación original de Foo Fighters: Nate Mendel (bajo), William Goldsmith (batería), el ex guitarrista de Nirvana, Pat Smear (guitarra), y Dave Grohl (voz y guitarra).

Tras una extensa gira por Estados Unidos y Europa, a finales de 1996, Foo Fighters grabó su segundo trabajo, aunque el primero grabado conjuntamente: The Colour And The Shape. El proceso de grabación fue complicado. Grohl decidió que William Goldsmith participase únicamente en la grabación de dos canciones del disco, por lo que el batería decidió dejar la banda. Además, nada más terminar la grabación, el guitarrista Pat Smear abandonó el cuarteto, debido al cansancio.

The Colour And The Shape vio la luz en 1997, y fue un auténtico éxito. Temas como "Monkey Wrench", "My Hero", "Hey", "Johnny Park! " y "Everlong" llevaron a Foo Fighters a colarse en los primeros puestos de ventas de Reino Unido y Estados Unidos. Pero además del respaldo del público, The Colour And The Shape también obtuvo el respaldo de la crítico, que llegó a calificarlo como uno de los mejores trabajos de la década.

Visto el rotundo éxito del disco, Grohl tuvo que darse prisa para suplir las bajas de la banda, no en vano, la gira estaba llamando a la puerta. Las baquetas las dejó en manos de Taylor Hawkins, y para la guitarra contrató a Franz Stahl. La paz no duró demasiado. Una vez terminada la gira, Stahl abandonó el cuarteto, ya que no terminaba de congeniar con Grohl.

En 1999, Grohl se tomó un descanso. Tras unos meses de sosiego, convirtió el sótano de su casa en un estudio de grabación y la banda, que seguía sin contar con guitarrista oficial, comenzó a trabajar en su tercer disco: There is Nothing Left to Lose.

Lanzado ese mismo año, con There is Nothing Left to Lose Foo Fighters suavizó su sonido, alejándose se las raíces grunge de la banda y emprendiendo un camino mucho más melancólico. No fue hasta tener prácticamente terminado There is Nothing Left to Lose cuando se decidieron a contratar un nuevo guitarrista. Fueron muchos los nombres que barajaron y, finalmente, el elegido fue Chris Shiflett, ex de No Use for a Name, entre otras bandas.

La nueva propuesta funcionó bien y, de la mano de "Next Year", "Generator", "Stacked Actors" y "Learn to Fly", el disco se coló en los primeros puestos de las listas de discos más venidos, e incluso obtuvo un Grammy en el año 2000.

(Fotos: Lastfm)