Volver a la página índice
Sarah Vaughan, "La Divina"
vie, 02 jul 2010 16:45:00 +0200

Sarah Vaughan forma parte del trío de ases de las voces femeninas del jazz, junto a Ella Fitzgerald y Billie Holiday. La apodaron Sassy, y, con razón, la llamaron "La Divina" ("The Divine"). Gracias a su virtuosismo vocal y a su enorme versatilidad, conseguía pasar sin esfuerzo del registro grave al de soprano. Poseía, además, una excelente técnica, un extraordinario control del vibrato y una inmensa capacidad de fraseo del bebop, constatando un excepcional talento para la inventiva armónica y la improvisación.

Sarah Lois Vaughan nació el 27 de marzo de 1924 en la localidad estadounidense de Newark, en el estado de New Jersey. De familia humilde, dio sus primeros pasos como cantante en la iglesia. Recibió, además, lecciones de piano.

Tras ganar un concurso de talentos en el Apollo Theater, fue descubierta por el también cantante Billy Eckstine, quien la recomendó al pianista Earl Hines para la Grand Terrace Orchestra como segunda vocalista y pianista. Durante ese período (1943-1944), coincidió con el trompetista Dizzy Gillespie y el saxofonista Charlie Parker.

Primeros pasos en la música

Cuando su gran amigo Billy Eckstine decidió abandonar el conjunto de Hines para formar su propia big band en 1944, Sarah se unió a él, realizando la que sería su primera grabación.

Tras unos pocos meses cantando junto a John Kirby, Sarah desarrolló su carrera en solitario. Para entonces, sus cualidades vocales eran incuestionables.

Grabó dos canciones junto a Dizzy Gillespie, Charlie Parker, Al Haig, Curly Russell y Sid Catlett: una versión de "A Night In Tunisia" denominada "Interlude" y "Lover Man". No obstante, fueron las grabaciones realizadas entre 1946 y 1948 para Musicraft ("If You Could See Me Now", "It's Magic" y "Tenderly", entre otras) las que demostraron su maduración como cantante y su fraseo orientado al bop.

Firmó con Columbia y grabó para ella durante el periodo 1949-1953. Aunque algunas de esas grabaciones tenían un alto grado comercial, sus ocho temas grabados durante el 18 y 19 de mayo de 1950 junto al inigualable trompetista Miles Davis y al pianista Jimmy Jones, se encuentran entre sus interpretaciones más memorables.

Nuevos estilos

Durante los años 50 y 60 alternó el jazz con canciones de pop tradicional y piezas de aire latino, ampliando su popularidad con magníficas interpretaciones en directo. Grabó para Mercury sus canciones más comerciales, mientras publicaba temas más serios para EmArcy, subsidiaria de la primera. Corresponden a esa época temas como "Sassy", "Make yourself comfortable", "Whatever Lola wants" y "After Hours".

Grabó para Roulette entre 1960 y 1964, y, después, volvió a Mercury hasta 1967. Tras un periodo de inactividad de cuatro años, regresó a Mainstream (1971-1974). Entre 1977 y 1982, grabó para el sello Pablo, de Norman Granz.

Últimos años

En 1982 consiguió un Grammy a la mejor interpretación vocal femenina de jazz por el disco Gershwin Live!, grabado junto a la Orquesta Filarmónica de Los Angeles.

Colaboró, además, con grandes artistas como Oscar Peterson, Joe Pass y Clifford Brown, e interpretó como nadie temas escritos por George e Ira Gershwin, Cole Porter, Johnny Mercer y Duke Ellington, entre otros.

 

Vaughan, apodada "La Divina" ("The Divine"), estuvo casada en tres ocasiones: con George Treadwell (1946-1958), con C.B. Atkins (1958-1961) y con Waymond Reed (1978-1981). Nunca tuvo hijos biológicos, por lo que decidió adoptar a una niña (Debra Lois) en 1961.

Fumadora empedernida, Sara Vaughan falleció a causa de un cáncer de pulmón el 3 de abril de 1990. Tenía 66 años.

(Fotos: Youtube)