Volver a la página índice
Vuelve Woodstock, el festival de música más importante del mundo (I)
jue, 06 ago 2009 18:32:00 +0200

Melenas, amuletos, chicas con faldas de colores y banderas de arco iris o de paz se pudieron apreciar hace 40 años en el festival Woodstock 69 bajo el lema "3 días paz y música". Fue uno de los espectáculos de rock más famosos y célebres del mundo, y uno de los máximos exponentes del movimiento hippie de los 60. Este año el festival podría celebrarse el 15 y 16 de agosto en Nueva York y en el viejo aeropuerto Tempelhof de Berlín, donde la organización pretende encender la conciencia ecológica de los asistentes. El evento contará con estrellas de Woodstock 69 que todavía siguen en activo, como Santana, Joe Cocker o The Who.

Ha sido una de las mejores noticias que se ha dado a conocer en el panorama de la actualidad musical en estos primeros meses de 2009. Se ha confirmado que en conmemoración del 40 aniversario del legendario e histórico Woodstock original, el próximo mes de agosto volverá a celebrarse en los mismo terrenos de la granja de Max Yasgur un gran festival de música rock.

Woodstock 69

El festival de Woodstock, el más importante de la historia musical, y símbolo de la era hippie y el movimiento contracultural americano, tuvo lugar en el área rural de Bethel, Nueva York, entre los días 15 y 18 de agosto de 1969. Congregó a 400.000 espectadores, 340.000 más de los que esperaba la organización, y la entrada costaba $18 americanos de la época para un solo día, y el bono de tres días estaba a $94.

A pesar de que el motivo principal del festival era la música, los espectadores también quisieron comprobar que no estaban solos en su lucha pacífica contra el sistema. Fue el festival de las flores y la consagración final del movimiento hippie. Se convirtió en el icono de una generación de norteamericanos hastiada de las guerras y que pregonaba la paz y el amor como forma de vida.

Sexo, drogas y Rock & Roll

Durante el festival se vivieron intensas noches de sexo y drogas, destacando el consumo de LSD y Marihuana; todo esto aderezado con música rock. A lo largo del evento nacieron dos personas y fallecieron tres: una por sobredosis de heroína, otra por apendicitis y el último al ser aplastado por un tractor mientras dormía.

Al margen del impacto social que supuso, Woodstock pasó a convertirse en leyenda por la explosión de genialidad, creatividad y fuerza que los grupos que tocaron allí desplegaron. Se presentaron treinta y dos de los artistas más populares de la época, entre ellos, Richie Havens, Ravi Shankar, Joan Baez, Santana, Janis Joplin, Grateful Dead, Credence Clearwater Revival, The Who, Jefferson Airplane, Joe Cocker, The band, Crosby, Stills, Nash & Young y Jimi Hendrix.

La banda mejor pagada fue Jefferson Airplane, que usualmente cobraba entre 5 y 6 mil dólares y esa vez cobró 12.500, una suma altísima para la época. Igual suma recibieron los británicos The Who por venir desde Inglaterra. El resto fueron contratos de poca monta, entre ellos el de Santana, una banda sin nombre y sin ningún disco grabado, que recibió 1.500 dólares.

Grupos fuera del festival

Hubo artistas que, por razones dispersas, cancelaron sus apariciones. The Jeff Beck Group se disolvió una semana antes del festival, y el grupo Iron Butterfly tuvo dificultades en el aeropuerto y no pudo llegar a tiempo al festival. También la banda canadiense Lighthouse, anunciados para Woodstock, cambió de parecer en el último momento, creyendo que sería negativo para la imagen del grupo. Por su parte, Los Beatles, The Doors, Led Zeppelín, Bob Dylan, Spirit o el grupo Mind Garage, entre otros, rechazaron las invitaciones por razones diversas.

En el evento no hubo ninguna distinción entre hombres y mujeres, niños y adultos, ni siquiera la lluvia que cayó en la jornada evitó la algarabía de los presentes. Tras el concierto, Max Yasgur, propietario del sitio donde se llevó a cabo, lo vio como una victoria del amor y la paz. Destacó que cerca de medio millón de personas, en lo que podría haber sido una situación potencialmente peligrosa, disfrutaron de tres días de música y paz en sus mentes.

(Fotos: www.woodstock69.com)