Volver a la página índice

El mal de lapiedra

La contaminación atmosférica de las ciudades, producida por la industria y los vehículos, se caracteriza por la presencia de diversos gases que reaccionan químicamente con los minerales que forman la piedra de los edificios. El resultado es un rápido deterioro de tipo erosivo que, en muchos casos, afecta a esculturas y edificios históricos, como catedrales o castillos.