Volver a la página índice

Tratado de Maastricht

Un paso importante en el proceso de integración fue la firma del Tratado de Maastricht en 1992. En él se estableció la ciudadanía europea y se dio un impulso decisivo a la unificación en cuanto al sistema monetario, a la política exterior, a la defensa común y a la movilidad total de los ciudadanos entre los distintos Estados miembros.