Volver a la página índice

Fibra óptica

La fibra óptica constituye una aplicación muy útil del fenómeno de la reflexión total. Formada por una fibra de vidrio fina y tubular, con un núcleo interno y un revestimiento de índices de refracción muy diferentes, permite que la luz que viaja paralelamente al eje de la fibra choque con las paredes de la misma con un ángulo superior al límite, con lo que toda la energía luminosa se transmite por el interior de la fibra. Los cables de fibra óptica ofrecen dos grandes ventajas con respecto a los cables alámbricos convencionales: ausencia de pérdida de señal y mayor velocidad de propagación (exactamente, la velocidad de la luz en el medio).