Volver a la página índice

La razón práctica

Kant distingue entre dos usos de la razón: el uso teórico y el uso práctico. El primero fue objeto de estudio preferente en la Crítica de la razón pura, donde establece que su finalidad es proporcionar los principios a priori del conocimiento téorico. Kant analiza el uso práctico de la razón en dos libros que se ocupan de la ética: la Crítica de la razón práctica y la Fundamentación de la Metafísica de las Costumbres.

El uso práctico de la razón tiene como finalidad el establecer los principios que van a determinar la voluntad. Al calificar a la razón como práctica, Kant quiere demostrar que las acciones no pueden estar guiadas por los impulsos, los deseos o las inclinaciones. Tienen que estar guiadas por principios o leyes generales válidas para todos los seres racionales.