Volver a la página índice

La primera fonoteca

La primera fonoteca del mundo se abrió en Francia en el año 1932. Fue también la primera vez que se utilizó esa palabra como denominación de un archivo sonoro.