Volver a la página índice

Los hongos, un reino aparte

Durante mucho tiempo, los hongos se incluyeron dentro del reino de las plantas. Sus paredes celulares y la reproducción mediante esporas son dos características típicamente vegetales. Sin embargo, la ausencia de clorofila y la nutrición heterótrofa los separan claramente del mundo de las plantas. Los hongos se consideran un reino propio con más de ciento veinte mil especies.

Algunos son unicelulares, como es el caso de las levaduras, y otros pluricelulares, formados por filamentos ramificados o hifas, agregados alrededor de una masa denominada micelio.

Se cree que su origen pudo ser de algún antecesor común de las células flageladas, que utilizan azufre inorgánico o nitrógeno como fuente de energía (quimiótrofas), evolucionaron después hacia el saprofitismo (alimentación de materia orgánica muerta). Algunas líneas evolutivas se hicieron parásitas, salieron del agua y evitaron la desecación, al vivir en el interior del hospedador.