Volver a la página índice

Mutacióny evolución

La variabilidad de la descendencia en los organismos con reproducción asexual se debe exclusivamente a las mutaciones y, en los organismos con reproducción sexual, a las mutaciones y, sobre todo, a la recombinación genética que se produce en la meiosis. La mutación es, en cambio, desde el punto de vista cualitativo, mucho más importante que la recombinación, ya que la mutación puede dar lugar a nuevos genes, mientras que la recombinación simplemente origina agrupaciones distintas de genes. La mutación es, pues, la base de la variabilidad, y sin ella no habría evolución.