Jean-Pierre-Armand David (1826-1900). Observador de la naturaleza en China

Jean-Pierre-Armand David Halsouet nació en Ezpeleta el 7 de setiembre de 1826. Su padre le inculcó la afición por la naturaleza al que será uno de los grandes naturalistas que contribuirá de manera tan importante a la biogeografía.

Armand David se ordenó como lazarista en París en 1850. Tras ejercer hasta 1861 de profesor en Savona, en Italia, en 1862 parte hacia Pekín como misionero. Llegó con muchos encargos de profesores del Museo de Historia Natural de París, que le solicitaban recolectar y enviar ejemplares de fauna y flora local. De los viajes realizados durante su primera época en Pekín y sus alrededores, obtendrá colecciones zoológicas y botánicas muy interesantes y las enviará a París.

El padre David

Jean-Pierre-Armand David

Sin embargo, el descubrimiento más importante de aquellos años, será, sin duda, el que llaman en chino sseu-pou-siang. Nadie conocía ese animal, ya que era una especie que se encontraba únicamente en el parque del emperador y la entrada en él estaba penada con la muerte. A pesar de ello, Armand David consiguió ver unos cien ejemplares y se dio cuenta de que era una especie de ciervo desconocida. En París lo consideraron un hallazgo muy interesante: le denominaron Elaphurus davidianus. Posteriormente, llegaron a los zoológicos europeos varias parejas reproductoras de esta especie de ciervo, sin embargo, posiblemente por falta de responsabilidad, para cuando quisieron darse cuenta, casi todos los ciervos de Europa del padre David habían muerto.

Una vida entregada a la ciencia

Los expertos del Museo de Historia Natural de París, dada la calidad del material biológico obtenido por Armand David, solicitaron al superior de los lazaristas que liberaran al padre David de sus tareas evangélicas para que éste pudiera dedicarse con ahínco a investigar la naturaleza.

De esa manera, a partir de 1866, Armand David realizará tres expediciones principales, partiendo desde Pekín: la primera hacia Mongolia, la segunda, hacia el Tíbet y la tercera, cruzando China de norte a sur. Padecerá de agotamiento, hambre, sed y enfermedades.

Cazando pandas

Los hallazgos más destacables de su vida los realizará en su viaje al Tíbet: el famoso panda, entre otros. Las especies de fauna y flora más interesantes las encontrará en el principado de Moupin.

Antes de llegar allí, en cambio, en Chengdu, capital de la provincia de Sichuán, le comentaron que iba a encontrarse con un oso blanco. Él imagino que sería una variedad albina del Ursus thibetanus o el oso negro del Himalaya. Sin embargo, cuando ordenó a los cazadores apresar el oso blanquinegro, le trajeron, entre otros, un "oso blanco", pero desgraciadamente, muerto.

Era blanco casi en su totalidad, exceptuando las cuatro extremidades, las orejas y el borde que rodeaba sus ojos, que eran negros. Armand David supuso en seguida que se encontraba ante una nueva especie. Realizó una descripción provisional de la especie y la envió a París para poder hacer público el hallazgo lo antes posible. Lo denominó Ursus melanoleucus, creyendo que se trataba de un oso blanquinegro; hoy en día se le conoce como Ailuropoda melanoleuca.

Existen menos de mil pandas en el mundo y, además de ser una de las especies más amenazadas, también es uno de los animales más emblemáticos. La organización World Wildlife Fund lo eligió como símbolo y se ha convertido en un animal bastante famoso.

Lo que se ha podido conocer acerca del mono dorado

Sin embargo, el panda gigante no fue el único hallazgo importante de Armand David. Ya que el mismo día que encontraron el oso panda, los mismos cazadores le llevaron la ardilla voladora Pteromys alborufus. También hallaron en el principado de Moupin el mono Macacus thibetanus.

Armand David vio a este anciano mono desangrándose y agonizando. En 1869 los cazadores le trajeron seis monos, de una especie hasta entonces desconocida. Aquellos monos, llamados monos dorados, vivían en bosques de las altas montañas de 3.000 metros de altura, en lugares nevados.

Monos dorados chatos

Monos dorados chatos

Su rostro tenía un color verde-azulado o incluso turquesa, y la nariz chata; la zona de la cabeza, en cambio de un naranja vivo. La espalda cubierta por un sedoso pelaje dorado. A Milne-Edwards, del museo de París, le recordó inmediatamente un cuadro del siglo XVI en que aparecía la figura de una cortesana rusa llamada Roxellana. El parecido entre el mono dorado y la sultana era tal que deicidieron que el nombre científico del mono fuera Rhinopithecus roxellanae.

Por otro lado, otro dato llamativo por el que es conocido el mono dorado es el hecho de que ha sido utilizado como explicación del mito del yeti. En busca de una explicación racional de este mito, en 1937, se dijo que las huellas encontradas en la nieve podrían pertenecer a una especie de mono. Y entre los dos posibles autores de esas huellas estaba el mono dorado Rhinopithecus roxellanae del padre David. Curiosamente, Armand David ya había mencionado antes esa posibilidad en su diario.

Evolucionista gracias a los faisanes

En 1870, volvió de Moupin con la salud débil y tuvo que regresar a Europa para sanarse, en plena guerra franco-prusiana. Debido a ello, tuvo que alojarse en Italia en casa de un antiguo alumno, el marqués Giacomo Doria. Allí, tuvo la oportunidad de leer el libro Sobre el origen de las especies de Charles Darwin de 1859.

En 1872 se embarca de nuevo rumbo a China para realizar un tercer viaje de exploración. Cruzando el interior de China quedó fascinado con los faisanes. Según escribió en su diario, encontró en total casi 40 especies; y todas ellas endémicas, es decir, que no habitan más que en aquellos parajes. Además, en el diario de éste tercer viaje se mostrará partidario del evolucionismo, en la línea de Darwin: Armad David defendía que, una vez establecido en el lugar, el faisán común, como resultado de su trasformación, se divide en razas y variedades que dan lugar a nuevas especies y géneros.

Armand David, un fraile de Ezpeleta del siglo XIX y padre del panda gigante, será uno de los más grandes sabios que ha dado Euskal Herria y precursor del evolucionismo que los científicos franceses no aprobaron hasta bastante más tarde.



Enviar la página por correo a

< * Campos obligatorios

Muchas gracias.
El artículo ha sido enviado correctamente.

cerrar ventana
¡Ayúdanos a mejorar! Tu opinión es importante, por lo que agradecemos que nos envíes tus opiniones y sugerencias a info@hiru.eus

< * Campos obligatorios
cerrar ventana

 

¿Qué son los iconos de "Compartir"?

 

Todos los iconos apuntan a servicios web externos y ajenos a HIRU.com que facilitan la gestión personal o comunitaria de la información. Estos servicios permiten al usuario, por ejemplo, clasificar , compartir, valorar, comentar o conservar los contenidos que encuentra en Internet.

¿Para qué sirve cada uno?

  • facebook

    Facebook

    Comparte con amigos y otros usuarios fotos, vídeos, noticias y comentarios personales, controlando la privacidad de los mismos.

     
  • eskup

    Eskup

    Conversa sobre los temas que te interesan y que proponen los expertos. Todo ello en 280 caracteres con fotos y vídeos. Lee, pregunta e infórmate.

     
  • delicious

    Twitter

    Contacta y comparte con amigos, familiares y compañeros de trabajo mensajes cortos (tweets) de no más de 140 caracteres.

     
  • tuenti

    Tuenti

    Conéctate, comparte y comunícate con tus amigos, compañeros de trabajo y familia.

     
  • technorati

    Google Buzz

    Comparte tus novedades, fotos y vídeos con tus amigos e inicia conversaciones sobre los temas que te interesan.

     
  • meneame

    Meneame

    Sitio web que se sirve de la inteligencia colectiva para dar a conocer noticias. Los usuarios registrados envían historias que los demás usuarios del sitio pueden votar.

     
 

 

cerrar ventana

Derechos de reproducción de la obra

 

Los derechos de propiedad intelectual de la web hiru.eus y de los distintos elementos en ella contenidos son titularidad del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco.

No obstante, se permite el uso de los contenidos de hiru.eus en el ámbito educativo, siempre que se haga referencia y bajo las condiciones de licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA.
Para más información: descarga el PDF (969,4k) .

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco se reserva la facultad de efectuar, en cualquier momento y sin necesidad de previo aviso, modificaciones y actualizaciones sobre la información contenida en su web o en su configuración o presentación.

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no garantiza la inexistencia de errores en el acceso a la web, en su contenido, ni que éste se encuentre oportunamente actualizado, aunque desarrollará los esfuerzos precisos para evitarlos y, en su caso, subsanarlos o actualizarlos a la mayor brevedad posible.

Tanto el acceso a la web, como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo son de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de información, con excepción de todas aquellas actuaciones que resulten de la aplicación de las disposiciones legales a las que deba someterse en el estricto ejercicio de sus competencias.

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no asume responsabilidad alguna derivada de la conexión o contenidos de los enlaces de terceros a los que se hace referencia en la web.

La utilización no autorizada de la información contenida en esta web, el uso indebido de la misma, así como los perjuicios y quebrantos ocasionados en los derechos de propiedad intelectual e industrial del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco dará lugar al ejercicio de las acciones que legalmente le correspondan a dicha Administración y, en su caso, a las responsabilidades que de dicho ejercicio se deriven.

  Privacidad

Los datos aportados por la persona interesada se utilizarán, con carácter único y exclusivo, para los fines previstos en el procedimiento o actuación que se trate.

El órgano responsable del fichero donde se recogen dichos datos es la Dirección de Aprendizaje Permanente del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco, ante quién podrán ejercerse los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Para tal fin contacta con info@hiru.eus.

cerrar ventana