Volver a la página índice

Jirafa y evolución

Para Lamarck, la dificultad que encuentran las jirafas para obtener alimento a poca altura las obliga a esforzarse estirando el cuello. Por este motivo el cuello crece y el nuevo carácter adquirido se transmite genéticamente a la siguiente generación. El resultado es que en cada generación las jirafas tendrán el cuello más largo. Para Darwin, entre todas las jirafas de una generación hay algunas que nacen con el cuello más largo. En una situación de falta de alimento a poca altura, éstas tendrán más posibilidades para alimentarse y serán seleccionadas positivamente, transmitiendo a la descendencia el carácter ventajoso del cuello más largo.