Contaminación medioambiental

Hace unas décadas era impensable que el desarrollo económico pudiera afectar tan negativamente a la naturaleza como para llegar a representar un serio problema. Al principio, los efectos sólo alcanzaban a las ciudades y áreas industriales, pero a finales de este siglo las consecuencias de la actividad humana han hecho mella en el aire, el agua y el suelo. Hoy la contaminación provoca importantes daños en la salud humana, los seres vivos y el entorno.

Diariamente, oímos hablar de la lluvia ácida, el agujero de la capa de ozono, la deforestación, las mareas negras o la contaminación de nuestros ríos y costas. Son los problemas medioambientales que nos afectan. Por ello, debemos conocerlos y saber qué podemos hacer para solucionarlos.

La contaminación del aire

Los seres vivos dependemos del aire para vivir. Su contaminación ocasiona efectos negativos, que pueden valorarse a corto plazo, como los daños en la salud humana, o a largo plazo, como el cambio climático.

El efecto invernadero natural y el artificial

Existe un efecto invernadero natural en la atmósfera que posibilita la existencia de vida en la Tierra. El dióxido de carbono o CO2 es un gas que se presenta de forma natural en la atmósfera, al igual que otros componentes gaseosos, como el oxígeno o el nitrógeno, y tiene la capacidad de absorber calor. En la actualidad, las actividades humanas (calefacciones, vehículos, industrias...) incrementan su concentración, lo que deriva en un aumento de la temperatura de la Tierra. Este calentamiento excesivo se conoce como efecto invernadero artificial y sus repercusiones son muy importantes a nivel global, entre las que se encuentra el cambio climático.

El cambio climático

Las distintas glaciaciones dividen la historia de la Tierra en períodos interglaciales. Las diferencias de temperatura entre estos períodos son de 5 o 6 ºC, suficiente para producir un cambio drástico en el mantenimiento de la vida del planeta. Si la temperatura de la atmósfera se sigue incrementado al ritmo actual (de 0,3 ºC cada diez años y debido al efecto invernadero) muchos científicos consideran que a mediados de siglo estaríamos ante una nueva situación climática, con cambios en las temperaturas, las precipitaciones, los vientos, el nivel de las aguas...

Además del efecto invernadero artificial se están estudiando otras alteraciones importantes en la atmósfera, como la lluvia ácida y la disminución de la capa de ozono, también ocasionadas por actividades humanas.

La lluvia ácida

Existen ciertas actividades industriales que dan lugar a la emisión de gases que con la acción de la radiación solar se transforman en compuestos ácidos en la atmósfera. Estas sustancias se depositan en el suelo y en el agua en forma de partículas secas o de lluvia si hay humedad, de ahí el nombre de lluvia ácida. Su elevada acidez afecta tanto al componente inerte del ecosistema como a los seres vivos, especialmente si son frágiles o muy susceptibles de alterarse por cambios en las condiciones ambientales.
 

 

Por tanto, esta alteración del aire provoca la contaminación del suelo y del agua, que repercute directamente sobre los seres que habitamos la Tierra.

La disminución de la capa de ozono

La capa de ozono, situada entre los 10 y los 45 kilómetros de la superficie terrestre, cumple la importante misión de absorber las radiaciones ultravioletas procedentes del Sol. Éstas pueden ser muy dañinas para los seres vivos, hasta el punto de considerarse responsables de un gran porcentaje de cánceres de piel y otras enfermedades debido a un exceso de exposición a la luz solar.

El ozono es un gas muy frágil. Se destruye al reaccionar con cloro u otras sustancias emitidas a la atmósfera como consecuencia de la actividad humana. La alteración de la capa de ozono es especialmente grave en la Antártida. Los cristales de cloro que se forman por el frío tienen una mayor capacidad destructiva, hasta el punto que se ha abierto lo que se denomina agujero de la capa de ozono. Este mismo problema se presenta en Suramérica, Australia y Nueva Zelanda. Las últimas investigaciones revelan que el Polo Norte también se ve afectado.

El aire y el ruido en las ciudades

Los grandes núcleos urbanos emiten grandes cantidades de gases contaminantes a la atmósfera, generan ruido y provocan variaciones térmicas en determinadas situaciones meteorológicas.

Las emisiones de gases de los vehículos, calefacciones, centrales energéticas o plantas incineradoras generan episodios de smog o niebla fotoquímica en determinadas situaciones ambientales de clima seco y cálido. Por ello, el verano suele ser la estación en la que las consecuencias de la contaminación son mayores. En el aire se forman sustancias que provocan problemas respiratorios e irritaciones oculares, entre otros trastornos.

La contaminación acústica

Nuestras ciudades son cada día más ruidosas. La contaminación acústica es hoy un hecho que afecta a un elevado número de personas en el mundo. Los medios de transporte, las actividades industriales y de ocio y las construcciones públicas generan niveles de ruido que pueden llegar a provocar distintos problemas de salud dependiendo de la sensibilidad de cada individuo y del ruido que tenga que soportar. Estados de nerviosismo, alteraciones del ritmo cardiaco, insomnio y daños en el aparato auditivo son algunas de las consecuencias de este tipo de contaminación.

El nivel de ruido se mide en decibelios (db). El límite aceptado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 65db. A partir de esa cantidad empiezan los problemas, y si se superan los 80 db puede llegar la sordera. Siguiendo la indicación de la OMS, la mayoría de las legislaciones europeas marcan como límite 65 decibelios durante el día y 55 por la noche.

La contaminación del suelo

El suelo sobre el que vivimos se ve alterado por la acción que el hombre ejerce sobre él directa o indirectamente. De forma directa mediante la producción de residuos que no se degradan de manera natural y contaminan la superficie terrestre; y de forma indirecta, por la contaminación de las aguas y el aire.

Provocan la contaminación del suelo:

  • La acción de la lluvia ácida. Se cree que la lluvia ácida provoca cambios en el suelo que afectan fundamentalmente a las plantas. Cuando el suelo es más ácido de lo normal debido a estas lluvias, los minerales del suelo se combinan de tal forma que las plantas no pueden absorberlos por sus raíces.
  • La erosión y la desertización. Aunque la superficie terrestre se desgasta de forma natural, las actividades humanas contribuyen a que la erosión sea más intensa y culmine en la desertización. El suelo pierde la cubierta vegetal debido a las explotaciones ganaderas y agrícolas o a la construcción de infraestructuras, lo que favorece la erosión por acción del viento y del agua. Además, los residuos y sustancias contaminantes que transportan el agua y el viento acentúan este desgaste.

La erosión hace que el suelo pierda su capacidad de retención de agua de lluvia, que discurre hasta evaporarse o desembocar en el mar. Actualmente más del 30% de la superficie terrestre se encuentra en un proceso erosivo.

Enviar la página por correo a

< * Campos obligatorios

Muchas gracias.
El artículo ha sido enviado correctamente.

cerrar ventana
¡Ayúdanos a mejorar! Tu opinión es importante, por lo que agradecemos que nos envíes tus opiniones y sugerencias a info@hiru.eus

< * Campos obligatorios
cerrar ventana

 

¿Qué son los iconos de "Compartir"?

 

Todos los iconos apuntan a servicios web externos y ajenos a HIRU.com que facilitan la gestión personal o comunitaria de la información. Estos servicios permiten al usuario, por ejemplo, clasificar , compartir, valorar, comentar o conservar los contenidos que encuentra en Internet.

¿Para qué sirve cada uno?

  • facebook

    Facebook

    Comparte con amigos y otros usuarios fotos, vídeos, noticias y comentarios personales, controlando la privacidad de los mismos.

     
  • eskup

    Eskup

    Conversa sobre los temas que te interesan y que proponen los expertos. Todo ello en 280 caracteres con fotos y vídeos. Lee, pregunta e infórmate.

     
  • delicious

    Twitter

    Contacta y comparte con amigos, familiares y compañeros de trabajo mensajes cortos (tweets) de no más de 140 caracteres.

     
  • tuenti

    Tuenti

    Conéctate, comparte y comunícate con tus amigos, compañeros de trabajo y familia.

     
  • technorati

    Google Buzz

    Comparte tus novedades, fotos y vídeos con tus amigos e inicia conversaciones sobre los temas que te interesan.

     
  • meneame

    Meneame

    Sitio web que se sirve de la inteligencia colectiva para dar a conocer noticias. Los usuarios registrados envían historias que los demás usuarios del sitio pueden votar.

     
 

 

cerrar ventana

Derechos de reproducción de la obra

 

Los derechos de propiedad intelectual de la web hiru.eus y de los distintos elementos en ella contenidos son titularidad del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco.

No obstante, se permite el uso de los contenidos de hiru.eus en el ámbito educativo, siempre que se haga referencia y bajo las condiciones de licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA.
Para más información: descarga el PDF (969,4k) .

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco se reserva la facultad de efectuar, en cualquier momento y sin necesidad de previo aviso, modificaciones y actualizaciones sobre la información contenida en su web o en su configuración o presentación.

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no garantiza la inexistencia de errores en el acceso a la web, en su contenido, ni que éste se encuentre oportunamente actualizado, aunque desarrollará los esfuerzos precisos para evitarlos y, en su caso, subsanarlos o actualizarlos a la mayor brevedad posible.

Tanto el acceso a la web, como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo son de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de información, con excepción de todas aquellas actuaciones que resulten de la aplicación de las disposiciones legales a las que deba someterse en el estricto ejercicio de sus competencias.

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no asume responsabilidad alguna derivada de la conexión o contenidos de los enlaces de terceros a los que se hace referencia en la web.

La utilización no autorizada de la información contenida en esta web, el uso indebido de la misma, así como los perjuicios y quebrantos ocasionados en los derechos de propiedad intelectual e industrial del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco dará lugar al ejercicio de las acciones que legalmente le correspondan a dicha Administración y, en su caso, a las responsabilidades que de dicho ejercicio se deriven.

  Privacidad

Los datos aportados por la persona interesada se utilizarán, con carácter único y exclusivo, para los fines previstos en el procedimiento o actuación que se trate.

El órgano responsable del fichero donde se recogen dichos datos es la Dirección de Aprendizaje Permanente del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco, ante quién podrán ejercerse los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Para tal fin contacta con info@hiru.eus.

cerrar ventana