Volver a la página índice

Tren del Urola

FITXA

Nombre: Tren del Urola

Comarca: Urola

Provincia: Gipuzkoa

Tipología General: Ferrocarril

Tipología Exacta: Ferrocarriles y funiculares

Siglo: XX

hiribildua.Época: Edad Contemporánea

Fecha Construcción: 1926

Autor: Ramón Kortazar

Descripción y datos históricos:

El primer proyecto sobre el ferrocarril que uniría Zumarraga y Zumaia (el último de los construidos en Gipuzkoa) fue presentado en 1887, en respuesta a la petición de los ayuntamientos del Urola. El trazado debía superar numerosos obstáculos y la construcción del proyecto definitivo fue concedida en 1920, en subasta pública, a la Diputación Foral de Gipuzkoa, una de las pujantes.

La comisión creada para gestionar directamente todo aquello relativo a la construcción del ferrocarril designó como técnico a Ramón Kortazar, arquitecto de la diputación.

Al finalizar todas las obras se inauguró el ferrocarril en 1926 y el propio rey Alfonso XIII acudió al acto protocolario.

El tren circuló hasta 1986, cuando la Diputación Foral de gipuzkoa, concesionaria del ferrocarril desde 1920, transfirió dicha competencia al Gobierno Vasco.

Poco después, el 5 de febrero de 1988, el ferrocarril dejó de operar por problemas de viabilidad y se implantó una línea de autobús en sustitución del tren.

El tren del Urola atravesaba el valle homónimo que, como el resto de valles guipuzcoanos, estaba metido en un agujero, sobre todo río arriba. Como el valle ensancha a partir de Azpeitia, las comunicaciones son más sencillas a partir de ese punto.

El trazado comenzaba en Zumarraga, donde hubo que construir instalaciones que permitieran al viajero combinar con la línea de Ferrocarriles Vascongados y con el ferrocarril del Norte. El tren seguía el camino del río y como transcurría por un valle muy estrecho, túneles y puentes se sucedían uno detrás de otro (como se puede ver actualmente), unas veces a un lado del río y otras al otro lado, sobre todo en el tramo entre Urretxu y Azkoitia. Destacar que frente al balneario de Zestoa tuvieron que trabajar con mucho tiento para no desviar el manantial subterráneo con las explosiones de dinamita.

Llegado a Iraeta, y tras abandonar el río Urola y atravesar la línea divisoria del río Arroa, sigue su curso hasta llegar a Zumaia. En Zumaia se unía a la línea Bilbao-Donostia-San Sebastián. Un ramal desciende de dicha estación al puerto, donde la Diputación construyó un muelle para carga y descarga de mercancías.

La longitud del ferrocarril entre Zumarraga y Zumaia es de 34,4 km y hubo que agujerear 29 túneles. Mencionar que el 28º túnel, situado en la divisoria entre el Urola y el Arroa, a la salida de la estación de Iraeta, es de 456,50 m. También fue necesario construir 20 puentes.

El tren se movía con tracción eléctrica. La corriente provenía de la subestación ubicada en Azpeitia, lugar donde se agruparon casi todas las instalaciones: una gran cochera, el edificio de oficinas y los talleres.

Hacia 1950 la línea tenía 21 coches de pasajeros y 81 vagones de mercancías. Material construido por la "Compañía Auxiliar de Ferrocarriles" CAF. Los vagones de mercancías corrientes, por su parte, fueron construidos por la sociedad "Talleres de Miravalles".

Las estaciones son obra de Kortazar y todas son diferentes, construidas siempre en función de las características del pueblo en que estaban ubicadas. Cabe destacar la del balneario de Zestoa, ya que recuerda al palacio Lili del mismo municipio, o la estación de Loyola, ya que sigue el estilo herreriano utilizado en la Basílica de San Ignacio.

Actualmente la mayor parte de las estaciones están abandonadas. Algunas, como la de Zumarraga y la de Urretxu, están ocupadas y la mayoría han sido reconvertidas para otro uso: biblioteca municipal.. La de Azpeitia alberga el Museo del Ferrocarril.

Tren del Urola