Volver a la página índice

Tren de Artikutza

FITXA

Nombre: Tren de Artikutza

Comarca: Oiartzualdea

Provincia: Gipuzkoa-Navarra

Tipología General: Ferrocarril

Tipología Exacta: Ferrocarriles y funiculares

Siglo: XIX

hiribildua.Época: Edad Contemporánea

Fecha Construcción: 1898

Descripción y datos históricos:

El ferrocarril de Artikutza atraviesa terrenos de Oiartzun, Errenteria y Goizueta aunque este último, a pesar de estar dentro del municipio de Goizueta, pertenece al Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián.

La propiedad se encuentra en una parte de lo que era Anizlarrea (Goizueta), tiene un perímetro de 29.900 m y una superficie de 3.622 ha. Tras varios dueños anteriores, en 1898 pasó a ser propiedad de Loubiere y Cinto por un precio de 800.000 pesetas. Éstos decidieron construir un tren minero que uniera Artikutza y Errenteria y permitiera la explotación de las minas, ferrerías, bosques, etc., del entorno.

El primer tramo del tren minero se puso en marcha en octubre de 1898, con una anchura de vía de 0,60 m, desde Zorrola (Karrika) en Oiartzun hasta Errenteria. Al principio funcionaron dos locomotoras y 61 vagones, 31 de ellos para transportar mineral y 27 para carbón vegetal.

El recorrido total entre Artikutza y Errenteria era de 28,5 km. Comenzaba en Elama, atravesaba el barrio de Artikutza, subía hacia Exkax a través de dos planos inclinados y superaba la cima de Bianditz por un túnel; en ese punto entraba en el municipio de Oiartzun. Otro plano inclinado descendía hacia Oianleku y, de ahí, llegaba al arroyo de Zorrola. Pasaba bajo el puente del topo y tras atravesar la Nacional 1 llegaba a la estación del norte errenteriarra. La cota más alta era de 670 m, en el túnel de Bianditz, y la mínima de 8 m, en la misma Errenteria.

La propiedad tuvo numerosos dueños y, finalmente, empujado por la necesidad de contar con agua potable, fue adquirida por el Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián. Se tasó la propiedad y sus bienes y finalmente el Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián se hizo con la misma en 1919, abonando 3.200.000 pesetas.

Cuando lo adquirió el ayuntamiento el ferrocarril transportaba 48 toneladas al día; 12 toneladas en cada viaje, utilizando 4 trenes de vapor. Se tasó el valor del tren y sus complementos en 131.356,28 pesetas.

Sin embargo, pensaron que el tren dañaba más que beneficiaba a la hacienda y, en consecuencia, lo interrumpieron.

Actualmente se observan muy pocos restos del ferrocarril, entre los que destacan el ensanche, varios túneles (viaducto junto al Topo, junto al peaje de la autopista) y restos de los planos inclinados y los frenos.

Tren de Artikutza
Tren de Artikutza