Volver a la página índice

Servicio municipal de desinfecciones

FITXA

Nombre: Servicio municipal de desinfecciones

Localidad: Bilbao

Barrio: Basurto

Comarca: Gran Bilbao

Provincia: Bizkaia

Tipología General: Salud

Tipología Exacta: Otros

Siglo: XX

hiribildua.Época: Edad Contemporánea

Estilo: Eclecticismo/Modernismo

Fecha Construcción: 1916

Autor: Ricardo Bastida

Descripción actual:

Al principio el edificio estaba aislado pero luego se le añadieron muchas viviendas y la iglesia de la Purísima Concepción. Debemos ubicar las labores de construcción dentro de la campaña promovida en aquella época por el Ayuntamiento de Bilbao para dotar a la ciudad de infraestructuras para el bienestar y salud de la ciudadanía. En lo concerniente al estilo, debemos resaltar la capacidad mostrada por el arquitecto para adaptar el edificio a la función que iba a desarrollar. En consecuencia, eligió un diseño práctico, radiante en lo que a los volúmenes se refiere y en el que la dialéctica entre vanos y elementos firmes y el uso de materiales como el ladrillo y la cerámica le confieren un cierto aire mudéjar. El centro del edificio da a la calle y tiene una amplia fachada, baja, en la que predomina la línea horizontal. Rompiendo esa línea horizontal, en el centro hay un cuerpo con forma de torre, de planta cuadrangular, un piso por encima del nivel de la fachada. El edificio descansa sobre un zócalo calizo y tiene elementos decorativos en forma de greca subiendo por la pared; además, encontramos intercalados ladrillos pintados y piezas de cerámica. La fachada presenta numerosos vanos, juntos entre sí, con su propio dintel y todo, apoyados en unas pequeñas ménsulas que muestran unas pilastras con fuste; Esos fustes están compuestos por piezas de ladrillo.

Datos históricos:

Hasta el año 1916 el servicio de desinfección se ofrecía en los terrenos municipales de Expósitos y Zabalbide, en numerosos pabellones del antiguo Hospital de Begoña, pero entonces decidieron construir un nuevo Centro Municipal de Desinfecciones y encargaron el proyecto a Ricardo Bastida.

Se inauguró el edificio nuevo en 1917 y su distribución era parecida a la de otros edificios similares. Estaba formado por tres grandes cuerpos, cada uno con una función diferente: a la izquierda estaban las estancias para ropa y objetos infectados; a la derecha estaban las estancias para ropa y objetos desinfectados y en el centro, por su parte, el pabellón que albergaba los aparatos y medios para desinfectar las ropas y objetos mencionados. En los edificios laterales estaban los vehículos y caballos para recoger y transportar la ropa, así como almacenes para guardar los vehículos, los productos de desinfección y demás.

El principal era el pabellón central, ya que era donde se llevaba a cabo la desinfección. Junto a él había un horno de ladrillo refractario para incinerar completamente los objetos infectados e inservibles. En la parte trasera del pabellón construyeron una chimenea para sacar el vapor del horno y de las calderas.

Otras estancias completaban la instalación como, por ejemplo, taller de reparación de materiales, oficinas administrativas, en la segunda planta de la torre frente a la vivienda del cabo, y duchas y vestuarios para que los trabajadores se cambiaran al acabar la jornada.

Hasta 1988 el centro estuvo prácticamente intacto, pero lo renovaron ese año y cambió completamente.

Proceso productor:

El objetivo del edificio era la desinfección, con funciones higiénicas y sanitarias. Se realizaban tres tareas similares: desinfección de objetos, desinfección de locales o viviendas objeto de alguna infección y desinfección de personas infectadas o que podrían transmitir determinada infección.

Los métodos de desinfección de objetos eran diversos, según el tipo: hornos de vapor, formol o sulfuro, jabón de máquina desinfectante que primero aplicaba lejía a alta temperatura y posteriormente enjabonaba; por último, la ropa con manchas o la que se estropeaba a altas temperaturas quedaba a remojo en cubas con líquido antiséptico. Tras la desinfección la enviaban a la lavandería mecánica, a limpiarla de nuevo. Posteriormente entraba en la secadora a vapor y de allí al almacén de objetos desinfectados. Los vehículos la retiraban de dicho almacén y la llevaban a sus propietarios.

En casos muy especiales se desinfectaba a personas. Las llevaban al centro en vehículos y las metían en estancias adaptadas para desinfección de entornos parasitarios. Allí había una sala de espera y una estancia para desvestirse. Metían esas ropas en cajas metálicas cerradas y las llevaban a estancias de desinfección. Las personas, por su parte, pasaban a unas estancias con baños y duchas, donde las empapaban con bencina y las bañaban. Por último, un grupo desinfectante se dedicaba a desinfectar viviendas y locales.

Servicio municipal de desinfecciones
Servicio municipal de desinfecciones