Volver a la página índice

"Sarralde S.A."

FITXA

Nombre: "Sarralde S.A."

Localidad: Urretxu

Barrio: Calle Ipeñarrieta

Comarca: Goierri

Provincia: Gipuzkoa

Tipología General: Siderurgia

Tipología Exacta: Siderurgia

Siglo: XX

hiribildua.Época: Edad Contemporánea

Estilo: Formal

Fecha Construcción: 1927

Descripción actual:

Este largo pabellón se construyó en dos partes y se encuentra en una parcela paralela a la carretera que sale del municipio de Urretxu hacia Bergara. Pío Sarralde construyó su vivienda en medio de uno de los pabellones; actualmente es sala de juntas. La fábrica se ha expandido hacia el monte, en paralelo al primer pabellón.

Datos históricos:

Desde que Pío Sarralde Sáez de Heredia solicitó autorización al Ayuntamiento para construir una fábrica que produciría aceros especiales y piezas moldeadas la fábrica siempre ha estado en un lugar privilegiado en lo que respecta a las comunicaciones. En 1930 se amplió la empresa y fue de las primeras en fundir con horno eléctrico.

Proceso productor:

Tras fundir la chatarra en un horno eléctrico, se analizaba dicha chatarra y se le añadía todo lo necesario para producir un acero de calidad. Tras tenerla un rato enfriando, era moldeada. Para ello, se vertía el líquido a un molde mayor que el elemento a moldear y éste adoptaba la forma del molde. Se fabricaban moldes en función de lo que se quisiera moldear. Era frecuente utilizar arena fresca o mojada, o arena mezclada con arcilla o bentonita, para que el acero fuera más flexible y más fácil de retirar o sacar del molde.

Los moldes tenían espacio suficiente para el pilón. Inmediatamente después del fundido se tapaba el pilón con carbón vegetal. El carbón vegetal mantenía el calor y el líquido permanecía fundido y blando. El pilón servía también para recoger los residuos de la fundición ya que éstos se volvían rígidos con el frío, y rellenar los huecos surgidos en algún punto de la pieza con acero líquido. Y, por último, mantenían el calor por lo que no permitían que las piezas de más tamaño se endurecieran antes de lo debido.

Cuando se enfriaban se sacaba las piezas de los moldes y se retiraba la arena y barbas con cincel, martillo y limas. Los rasguños, agujeros y huecos, tanto en superficie como en el interior, eran soldados posteriormente.