El arte del antiguo Egipto (I)

Los investigadores encuadran las manifestaciones artísticas del antiguo Egipto en el periodo histórico comprendido entre los años 3170 a. C. y 332 a. C., cuando Alejandro Magno conquistó el país. Se trata, pues, de casi tres milenios de historia que, en lo artístico, se caracterizaron por la uniformidad, puesto que cada creación escultórica, pictórica o arquitectónica respondía a motivaciones rituales, que se mantenían a lo largo de los siglos.

La sociedad

En Egipto se desarrolló una sociedad fuertemente jerarquizada, cuyo vértice ocupaba el faraón, considerado por todos omnipotente y sagrado. Los sacerdotes y escribas constituían los escalones inmediatamente inferiores de la pirámide social, seguidos de guerreros, campesinos, artesanos y, por último, esclavos, gran masa de población a la que correspondería la realización material de las monumentales obras arquitectónicas y escultóricas egipcias. Por otra parte, el desarrollo cultural, que condicionaría la producción artística, era notable. Los egipcios contaban con un completo sistema de escritura, la jeroglífica, y conocieron avanzadas técnicas agrícolas y artes de navegación.

Las creencias religiosas

La religión es indudablemente el factor esencial para comprender los rasgos básicos del arte egipcio. Los múltiples dioses a los que se rendía culto eran animales. Con el paso de los siglos los dioses empezarían a adoptar formas humanas o híbridas, aun sin abandonar su esencia animal. Se trataba de una religión fundamentalmente localista: cada aldea rendía culto a su dios y a la divinidad de la provincia que le correspondía. Con la unificación del país, los dioses similares tendieron a ser englobados bajo un mismo nombre y una misma simbología. Así, por ejemplo, todos los que presentaban forma de halcón se convirtieron en Horus.

Se introdujo también el culto a los dioses cósmicos, como Ra (el Sol). La divinidad solar adquirió especial importancia con Akenatón (desde 1367 a. C. - h. 1350 a. C.), que durante su reinado impuso un monoteísmo centrado en el dios Atón, el disco solar.

No obstante, desde el punto de vista de la producción artística, la divinidad inspiradora de gran parte del arte egipcio era Osiris, dios de los muertos. La creencia en una vida en el más allá condicionó la creación de obras de arte de función religiosa o funeraria, y de exaltación de la figura del faraón.

Los faraones y altos dignatarios eran embalsamados y momificados para conservarse eternamente y realizar el viaje de ultratumba. El difunto era enterrado con estatuas y retratos propios, considerados formas de mantenimiento de la existencia, y con amuletos y objetos personales útiles en la vida sobrenatural.

Momia y sarcófago de una sacerdotisa

Momia y sarcófago de una sacerdotisa, correspondiente a la XXI dinastía y procedente de Tebas.

La arquitectura

Los principales rasgos de la arquitectura del antiguo Egipto son las líneas sobrias, la grandiosidad y la omnipresente religiosidad. Los edificios son adintelados o arquitrabados, sin arcos ni bóvedas. Destaca el uso profuso de columnas, de fuste liso o fasciculado y con diversos tipos de capiteles. El otro elemento constante es la penumbra, que otorga a los ambientes mayor sacralidad y misterio.

Templo de Hator, en Abu Simbel

Templo de Hator, en Abu Simbel, siglo XIII a.C.

El templo

El templo es el lugar de celebración de los ritos relacionados con la «vida cotidiana» del dios, aunque en él se celebraban también grandes ceremonias públicas y políticas.

El templo egipcio presenta un recinto amurallado, con pilonos o muros elevados en ligero talud. Por delante de sus muros solían erigirse obeliscos o grandes estatuas de los reyes, y en sus paredes se tallaban relieves que representaban diversas hazañas del faraón. Interiormente a los muros, se abre un gran patio, rodeado en general de pórticos. La sala hipóstila es un espacio de paso anterior a la zona más sagrada del templo, y está constituida por un bosque de columnas de formas vegetales que sostienen un techo plano. Por último, existía una pequeña sala cerrada en la que reinaba la oscuridad: era el santuario o sancta sanctorum, donde se custodiaba la estatua del dios.

Los monumentos funerarios

Los tipos fundamentales de la rica arquitectura funeraria egipcia son la mastaba, la pirámide y el templo funerario.

  • La mastaba es una estructura rectangular con paredes escalonadas, de unos seis metros de altura. Interiormente consta de diversas cámaras subterráneas, donde se depositaba el sarcófago con el cuerpo momificado del difunto, y otras sobre el nivel del suelo, donde se colocaba la estatua del ka, es decir, del alma inmortal o fuerza vital del difunto.
  • Como evolución de la mastaba se construyó, durante la dinastía III, la pirámide de Zoser, en Saqqara. Imhotep, su arquitecto, superpuso a un primer proyecto de mastaba (orientada como era habitual a los cuatro puntos cardinales) una pirámide de seis escalones. En un espacio de tiempo relativamente corto, el modelo de esta pirámide se desarrolló, dando lugar a las grandiosas pirámides de los faraones de la IV dinastía, Keops, Kefrén y Micerino, en Gizeh.
  • La tumba del faraón formaba parte de un conjunto constituido por el templo del valle, donde se llevaban a cabo los ritos de embalsamamiento, la calzada ascendente, el templo funerario o de ofrendas y la tumba. El temor a la violación de las tumbas fue la causa de que, a partir de Tutmosis I, los faraones escogieran los acantilados rocosos del desierto, en el denominado Valle de los Reyes, como lugar para ocultar su última morada, quedando desplazada la grandiosidad arquitectónica al templo funerario.
Esquema del interior de una pirámide

Esquema del interior de una pirámide.

Enviar la página por correo a

< * Campos obligatorios

Muchas gracias.
El artículo ha sido enviado correctamente.

cerrar ventana
¡Ayúdanos a mejorar! Tu opinión es importante, por lo que agradecemos que nos envíes tus opiniones y sugerencias a info@hiru.eus

< * Campos obligatorios
cerrar ventana

 

¿Qué son los iconos de "Compartir"?

 

Todos los iconos apuntan a servicios web externos y ajenos a HIRU.com que facilitan la gestión personal o comunitaria de la información. Estos servicios permiten al usuario, por ejemplo, clasificar , compartir, valorar, comentar o conservar los contenidos que encuentra en Internet.

¿Para qué sirve cada uno?

  • facebook

    Facebook

    Comparte con amigos y otros usuarios fotos, vídeos, noticias y comentarios personales, controlando la privacidad de los mismos.

     
  • eskup

    Eskup

    Conversa sobre los temas que te interesan y que proponen los expertos. Todo ello en 280 caracteres con fotos y vídeos. Lee, pregunta e infórmate.

     
  • delicious

    Twitter

    Contacta y comparte con amigos, familiares y compañeros de trabajo mensajes cortos (tweets) de no más de 140 caracteres.

     
  • tuenti

    Tuenti

    Conéctate, comparte y comunícate con tus amigos, compañeros de trabajo y familia.

     
  • technorati

    Google Buzz

    Comparte tus novedades, fotos y vídeos con tus amigos e inicia conversaciones sobre los temas que te interesan.

     
  • meneame

    Meneame

    Sitio web que se sirve de la inteligencia colectiva para dar a conocer noticias. Los usuarios registrados envían historias que los demás usuarios del sitio pueden votar.

     
 

 

cerrar ventana

Derechos de reproducción de la obra

 

Los derechos de propiedad intelectual de la web hiru.eus y de los distintos elementos en ella contenidos son titularidad del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco.

No obstante, se permite el uso de los contenidos de hiru.eus en el ámbito educativo, siempre que se haga referencia y bajo las condiciones de licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA.
Para más información: descarga el PDF (969,4k) .

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco se reserva la facultad de efectuar, en cualquier momento y sin necesidad de previo aviso, modificaciones y actualizaciones sobre la información contenida en su web o en su configuración o presentación.

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no garantiza la inexistencia de errores en el acceso a la web, en su contenido, ni que éste se encuentre oportunamente actualizado, aunque desarrollará los esfuerzos precisos para evitarlos y, en su caso, subsanarlos o actualizarlos a la mayor brevedad posible.

Tanto el acceso a la web, como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo son de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de información, con excepción de todas aquellas actuaciones que resulten de la aplicación de las disposiciones legales a las que deba someterse en el estricto ejercicio de sus competencias.

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no asume responsabilidad alguna derivada de la conexión o contenidos de los enlaces de terceros a los que se hace referencia en la web.

La utilización no autorizada de la información contenida en esta web, el uso indebido de la misma, así como los perjuicios y quebrantos ocasionados en los derechos de propiedad intelectual e industrial del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco dará lugar al ejercicio de las acciones que legalmente le correspondan a dicha Administración y, en su caso, a las responsabilidades que de dicho ejercicio se deriven.

  Privacidad

Los datos aportados por la persona interesada se utilizarán, con carácter único y exclusivo, para los fines previstos en el procedimiento o actuación que se trate.

El órgano responsable del fichero donde se recogen dichos datos es la Dirección de Aprendizaje Permanente del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco, ante quién podrán ejercerse los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Para tal fin contacta con info@hiru.eus.

cerrar ventana