Volver a la página índice
V F
Con intención de cambiar las malas condiciones de vida de los frailes, Roberto de Molesme estableció los principios para construir monasterios de mayor lujo.
Después de la construcción de la abadía de Citeaux, se construyeron otras cuatro abadías cistercenses: Claraval, La Ferté, Pontigny y Marimond.
Con la intención de llevar algo de lujo a los monasterios, San Bernardo mejoró tres aspectos: la luz, la limpieza y el uso de materiales nobles.
En los años que Bernardo de Claraval dirigió la orden ciscerciense se construyeron 72 monasterios de su orden; todos construídos en complicados lugares para vivir, pero de gran belleza.
Habitualmente el modo de colocar el comedor rompía la simetría del monasterio.