Reconocimiento del atributo

Cuando es posible, además de acompañar siempre a los verbos ser, estar o parecer, el atributo concierta en género y número con el sustantivo al que se refiere:

El cielo estaba luminoso.
La luna estaba luminosa.

Si lo suprimimos, tenemos que poner delante del verbo el pronombre personal átono lo que, en este caso realiza la función de atributo:

El cielo lo estaba.
La luna lo estaba.