Bizancio

Tras la caída de Roma bajo el empuje de los germanos, Bizancio mantuvo la civilización grecolatina y cristiana en la parte oriental del Imperio durante otros mil años, hasta la conquista de la capital por los turcos otomanos en 1453.

El Imperio romano de Oriente

Los orígenes del Imperio bizantino se encuentran en la división del Imperio romano que hizo Teodosio en el año 395. En el siglo VI, Justiniano y sus generales lograron recuperar Dalmacia, Italia, el sureste de España y el Norte de África, pero posteriormente las fronteras fueron retrocediendo en torno a Constantinopla (nombre que adoptó Bizancio en el reinado de Constantino).

Características de la civilización bizantina

Desde el año 476, fecha de la caída de Roma, hasta 1453, el Imperio bizantino desarrolló una brillante civilización diferenciada tanto de la Antigüedad grecorromana como de la Edad Media en la Europa occidental. Sus características culturales se formaron en un proceso histórico que arranca en los siglos IV y V:

  • La herencia romana en la concepción del Estado y el derecho.
  • La tradición griega, manifiesta en la lengua y la cultura.
  • El cristianismo, en su variante ortodoxa a partir del Cisma de Oriente, consumado en el año 1054.

Durante los siglos oscuros de la Edad Media europea, Bizancio fue la gran potencia económica y política del Mediterráneo, la transmisora de la cultura griega y romana a los reinos cristianos de Occidente y, después, la defensora de esa cultura frente al avance del islam, primero contra los árabes y luego contra los turcos.

La época de Justiniano

En el año 527 llegó al poder el emperador Justiniano, de origen macedonio, con quien el Imperio alcanzó su época de esplendor. Hombre instruido e inteligente, supo rodearse de valiosos colaboradores, entre los que destacaron los generales Belisario y Narsés y el jurista Triboniano. Su mujer, la emperatriz Teodora, también contribuyó notablemente a la obra política de Justiniano.

Durante su reinado se redactó el Corpus Iuris Civilis, importante recopilación del derecho romano, y se construyó la majestuosa basílica de Santa Sofía en Constantinopla, símbolo de la civilización bizantina.

Justiniano impulsó una reforma de la Administración, basada en una burocracia profesional y en un riguroso sistema tributario, que permitió al Imperio sobrevivir a todas sus crisis durante siglos. El Estado tuvo un carácter centralizado y muy jerarquizado donde la Iglesia y el ejército desempeñaban un importante papel.

Para sostener un Estado tan complejo el Imperio necesitaba una economía sana. El cincuenta por ciento de la población vivía en el campo, y sobre ella recaían unos impuestos opresivos. La fuerza del Imperio bizantino se apoyó durante siglos sobre estos pilares.

Los problemas religiosos y políticos

Bizancio encarnaba el ideal del Imperio cristiano, heredado de Roma, y a lo largo de su historia fueron continuas las controversias teológicas, que con frecuencia respondían a conflictos políticos.

Desde el siglo V, la herejía monofisita puso en peligro la unidad del Imperio, compuesto por distintos pueblos cuyo principal vínculo era la religión. El monofisismo no aceptaba la doble naturaleza, humana y divina, de Cristo y en el siglo VI se extendió por Egipto, Siria, Palestina y Armenia, las provincias más ricas, donde la divergencia religiosa se unió a la incipiente conciencia nacional frente a las zonas de cultura griega.

En el siglo VIII una nueva disputa religiosa se suscitó en torno al culto a las imágenes santas (iconos), que fue prohibido por el emperador León III. La sociedad bizantina se dividió entre los defensores de las imágenes y los iconoclastas, hasta que la presión de los monjes y de las clases populares obligó a derogar la prohibición.

Posteriormente, la creciente rivalidad entre las autoridades eclesiásticas de Roma y Constantinopla condujo a la separación definitiva de ambas iglesias en el año 1054 (cisma de Oriente).

Fechas clave

  • 395 Teodosio divide el Imperio romano entre sus hijos (Arcadio recibe Oriente y Honorio, Occidente).
  • 451 El IV Concilio de Calcedonia declara herética la doctrina del monofisismo.
  • 476 La deposición del empeador Rómulo Augústulo señala el final del Imperio romano de Occidente.
  • 527-565 Reinado de Justiniano. El Imperio bizantino alcanza su mayor esplendor cultural y extensión geográfica.
  • 610-867 Imperio medio. Heraclio establece el griego como lengua oficial.
  • 628 Heraclio vence a los persas y se derrumba el Imperio sasánida.
  • 717-842 Periodo iconoclasta (enfrentamiento entre los partidarios del culto a las imágenes y los iconoclastas, contrarios a ello por considerarlo idolatría).
  • 867 Con el patriarca Focio la Iglesia ortodoxa deja de obedecer a Roma.
  • 976-1025 Con Basilio II el Imperio alcanza un nuevo momento de apogeo. Durante su reinado se difunde el cristianismo entre los rusos.
  • 1054 Cisma de Oriente (la Iglesia ortodoxa se separa definitivamente de la católica).
  • 1055 Los turcos selyúcidas toman Bagdad e imponen su poder sobre los árabes del califato Abasi.
  • 1081-1185 Dinastía de los Comnenos, que se enfrentan a los turcos.
  • 1204 Los guerreros de la cuarta cruzada conquistan Constantinopla y fundan el Imperio latino.
  • 1261 Miguel VIII Paleólogo reconquista Constantinopla y restaura el Imperio bizantino.
  • 1353 Los turcos otomanos, establecidos en Asia Menor desde el siglo XIII, penetran en Bulgaria. Desde entonces su avance es imparable.
  • 1453 El sultán turco Mahomet II conquista Constantinopla tras un largo asedio.

Enviar la página por correo a

* Campos obligatorios

Muchas gracias.
El artículo ha sido enviado correctamente.

cerrar ventana
¡Ayúdanos a mejorar! Tu opinión es importante, por lo que agradecemos que nos envíes tus opiniones y sugerencias a info@hiru.eus

* Campos obligatorios
cerrar ventana

 

¿Qué son los iconos de "Compartir"?

 

Todos los iconos apuntan a servicios web externos y ajenos a HIRU.com que facilitan la gestión personal o comunitaria de la información. Estos servicios permiten al usuario, por ejemplo, clasificar , compartir, valorar, comentar o conservar los contenidos que encuentra en Internet.

¿Para qué sirve cada uno?

  • facebook

    Facebook

    Comparte con amigos y otros usuarios fotos, vídeos, noticias y comentarios personales, controlando la privacidad de los mismos.

     
  • eskup

    Eskup

    Conversa sobre los temas que te interesan y que proponen los expertos. Todo ello en 280 caracteres con fotos y vídeos. Lee, pregunta e infórmate.

     
  • delicious

    Twitter

    Contacta y comparte con amigos, familiares y compañeros de trabajo mensajes cortos (tweets) de no más de 140 caracteres.

     
  • tuenti

    Tuenti

    Conéctate, comparte y comunícate con tus amigos, compañeros de trabajo y familia.

     
  • technorati

    Google Buzz

    Comparte tus novedades, fotos y vídeos con tus amigos e inicia conversaciones sobre los temas que te interesan.

     
  • meneame

    Meneame

    Sitio web que se sirve de la inteligencia colectiva para dar a conocer noticias. Los usuarios registrados envían historias que los demás usuarios del sitio pueden votar.

     
 

 

cerrar ventana
 

Derechos de reproducción de la obra

 

Los derechos de propiedad intelectual de la web hiru.eus y de los distintos elementos en ella contenidos son titularidad del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco.

No obstante, se permite el uso de los contenidos de hiru.eus en el ámbito educativo, siempre que se haga referencia y bajo las condiciones de licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA.
Para más información: descarga el PDF (969,4k) .

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco se reserva la facultad de efectuar, en cualquier momento y sin necesidad de previo aviso, modificaciones y actualizaciones sobre la información contenida en su web o en su configuración o presentación.

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no garantiza la inexistencia de errores en el acceso a la web, en su contenido, ni que éste se encuentre oportunamente actualizado, aunque desarrollará los esfuerzos precisos para evitarlos y, en su caso, subsanarlos o actualizarlos a la mayor brevedad posible.

Tanto el acceso a la web, como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo son de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de información, con excepción de todas aquellas actuaciones que resulten de la aplicación de las disposiciones legales a las que deba someterse en el estricto ejercicio de sus competencias.

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no asume responsabilidad alguna derivada de la conexión o contenidos de los enlaces de terceros a los que se hace referencia en la web.

La utilización no autorizada de la información contenida en esta web, el uso indebido de la misma, así como los perjuicios y quebrantos ocasionados en los derechos de propiedad intelectual e industrial del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco dará lugar al ejercicio de las acciones que legalmente le correspondan a dicha Administración y, en su caso, a las responsabilidades que de dicho ejercicio se deriven.

  Privacidad

Los datos aportados por la persona interesada se utilizarán, con carácter único y exclusivo, para los fines previstos en el procedimiento o actuación que se trate.

El órgano responsable del fichero donde se recogen dichos datos es la Dirección de Aprendizaje Permanente del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco, ante quién podrán ejercerse los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Para tal fin contacta con info@hiru.eus.

cerrar ventana