Kant (I)

Es difícil saber si Immanuel Kant es el último de los ilustrados o el primero entre los idealistas. En todo caso Kant es mucho más que la letra de su filosofía. En él se valora una forma de hacer filosofía, rigurosa, honesta, analítica, que se hace cargo de todos los fenómenos de la vida humana.

La razón y sus intereses esenciales

El objetivo prioritario de Kant es el de examinar la facultad característica de la condición humana, la razón, y el papel que desempeña en todas las facetas de la vida. A estas facetas, Kant las llamó los intereses esenciales de la razón. Los intereses se resumen en tres preguntas:

  • ¿Qué puedo conocer? Se refiere a los principios que posibilitan el conocimiento científico de la naturaleza.
  • ¿Qué debo hacer? Se refiere a los principios y condiciones que determinan las acciones del hombre como ser racional.
  • ¿Qué puedo esperar? Se refiere a aquello que nos está permitido esperar cuando hemos cumplido con nuestro deber.

Posteriormente, Kant las resumió en una sola: ¿Qué es el hombre? El hombre es para Kant un ser racional, moral y esperanzado.

La razón teórica

La investigación de Kant sobre la posibilidad de la razón para conocer está marcada por un distanciamiento entre el racionalismo y el empirismo. Este distanciamiento se denomina giro copernicano: las propiedades de los objetos están determinadas por la naturaleza del observador.

Las dos fuentes del conocimiento son:

  • La sensibilidad: mediante ella los objetos nos son dados.
  • El entendimiento: mediante él los objetos son pensados. Gracias al entendimiento podemos ordenar y clasificar la experiencia sensible y convertirla en objeto de conocimiento.

El proceso que sigue la razón para alcanzar el conocimiento comienza en las intuiciones, pasa por los conceptos y termina en las ideas.

  • Las intuiciones: son formas a priori de la sensibilidad externa o interna; modos de percibir la realidad sensible y que, al precederla, hacen que sea posible conocerla. El espacio y el tiempo son condiciones previas a la experiencia, necesarias y universales, pues nada se puede conocer al margen de ellos.
  • Los conceptos: no se derivan de la experiencia. Proceden del entendimiento y son aplicados a la experiencia. Los conceptos son independientes de la experiencia, pero sólo ellos nos permiten dar sentido a la experiencia al captar las relaciones que mantienen los objetos percibidos. Los conceptos o categorías forman el aparato conceptual necesario para convertir la realidad sensible en objeto de nuestro conocimiento. Las cuatro más importantes son: cantidad, cualidad, relación y modalidad.
  • Las ideas: son conceptos especiales que no se pueden abstraer de la experiencia ni tienen aplicación en ella. Son nociones alejadas de la percepción sensible. Ejemplos de estas ideas son la inmortalidad del alma, Dios y la libertad.

Clasificación de los juicios

La principal función del entendimiento es elaborar juicios mediante la síntesis de intuiciones y conceptos. Una vez determinado el origen, la sensibilidad y el entendimiento, hay que examinar dónde radica la validez de los juicios que emitimos. Kant hace una doble distinción para añadir, finalmente, que los juicios sobre los que se basa el conocimiento de la naturaleza son los juicios sintéticos a priori. Kant propuso la siguiente clasificación de los juicios:

  • Juicios a priori: son aquellos cuya verdad es independiente de la experiencia (El todo es mayor que las partes).
  • Juicios a posteriori: son aquellos cuya verdad está basada en la observación ordinaria (El gato está en el sofá).
  • Juicios analíticos: son aquellos en los que el predicado está contenido en el sujeto (El círculo es redondo).
  • Juicios sintéticos: juicios en los que el predicado no está contenido en el sujeto (M. Jordan mide 2,1m).
  • Juicios sintéticos a priori: son los que nos dan información del mundo pero cuya verdad es universal y necesaria. El ejemplo más claro es el principio de causalidad: todo cambio ocurre de acuerdo con la ley de la conexión entre causa y efecto. Según Kant no es analítica, pues el concepto de cambio no implica la noción de que algo sea causado; y es a priori porque se trata de una proposición universal y necesariamente verdadera, que puede demostrarse mediante la razón humana.

Los límites de la razón teórica

Después de establecer los límites del conocimiento y de las condiciones que lo posibilitan, Kant se ocupa también de los desvaríos o ilusiones de la razón. Éstos tienen su origen en el impulso que lleva a aplicar las categorías más allá del ámbito de la experiencia sensible.

Cualquier intento de trascender los límites de la realidad fenoménica nos conduce a paralogismos (inferencias incorrectas), antinomias (contradicciones) y sofismas. Ejemplos de estos desvaríos son las ideas trascendentales: el alma, el mundo y Dios.

Kant argumenta que no se puede demostrar por medio de la razón teórica ninguno de los principios tradicionales de la metafísica: ni la inmortalidad del alma, como pretende la psicología, ni la naturaleza del mundo como totalidad, ni la existencia de Dios, como sostiene la teología. Kant confiere a estas ideas un papel distintivo y afirma que tienen un uso regulativo: aunque no sirven para pensar objeto alguno, nos permiten tener una visión más unificada del sujeto y del mundo.

Con relación a Dios, Kant critica los argumentos ontológico, cosmológico y físico-teológico, pero afirma que se trata de un ideal de la razón pura.Y es que imaginando la naturaleza como si fuera obra de un ser inteligente llegamos a la investigación de las leyes a las que está sometido el mundo.

Enviar la página por correo a

* Campos obligatorios

Muchas gracias.
El artículo ha sido enviado correctamente.

cerrar ventana
¡Ayúdanos a mejorar! Tu opinión es importante, por lo que agradecemos que nos envíes tus opiniones y sugerencias a info@hiru.eus

* Campos obligatorios
cerrar ventana

 

¿Qué son los iconos de "Compartir"?

 

Todos los iconos apuntan a servicios web externos y ajenos a HIRU.com que facilitan la gestión personal o comunitaria de la información. Estos servicios permiten al usuario, por ejemplo, clasificar , compartir, valorar, comentar o conservar los contenidos que encuentra en Internet.

¿Para qué sirve cada uno?

  • facebook

    Facebook

    Comparte con amigos y otros usuarios fotos, vídeos, noticias y comentarios personales, controlando la privacidad de los mismos.

     
  • eskup

    Eskup

    Conversa sobre los temas que te interesan y que proponen los expertos. Todo ello en 280 caracteres con fotos y vídeos. Lee, pregunta e infórmate.

     
  • delicious

    Twitter

    Contacta y comparte con amigos, familiares y compañeros de trabajo mensajes cortos (tweets) de no más de 140 caracteres.

     
  • tuenti

    Tuenti

    Conéctate, comparte y comunícate con tus amigos, compañeros de trabajo y familia.

     
  • technorati

    Google Buzz

    Comparte tus novedades, fotos y vídeos con tus amigos e inicia conversaciones sobre los temas que te interesan.

     
  • meneame

    Meneame

    Sitio web que se sirve de la inteligencia colectiva para dar a conocer noticias. Los usuarios registrados envían historias que los demás usuarios del sitio pueden votar.

     
 

 

cerrar ventana

Derechos de reproducción de la obra

 

Los derechos de propiedad intelectual de la web hiru.eus y de los distintos elementos en ella contenidos son titularidad del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco.

No obstante, se permite el uso de los contenidos de hiru.eus en el ámbito educativo, siempre que se haga referencia y bajo las condiciones de licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA.
Para más información: descarga el PDF (969,4k) .

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco se reserva la facultad de efectuar, en cualquier momento y sin necesidad de previo aviso, modificaciones y actualizaciones sobre la información contenida en su web o en su configuración o presentación.

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no garantiza la inexistencia de errores en el acceso a la web, en su contenido, ni que éste se encuentre oportunamente actualizado, aunque desarrollará los esfuerzos precisos para evitarlos y, en su caso, subsanarlos o actualizarlos a la mayor brevedad posible.

Tanto el acceso a la web, como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo son de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de información, con excepción de todas aquellas actuaciones que resulten de la aplicación de las disposiciones legales a las que deba someterse en el estricto ejercicio de sus competencias.

El Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco no asume responsabilidad alguna derivada de la conexión o contenidos de los enlaces de terceros a los que se hace referencia en la web.

La utilización no autorizada de la información contenida en esta web, el uso indebido de la misma, así como los perjuicios y quebrantos ocasionados en los derechos de propiedad intelectual e industrial del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco dará lugar al ejercicio de las acciones que legalmente le correspondan a dicha Administración y, en su caso, a las responsabilidades que de dicho ejercicio se deriven.

  Privacidad

Los datos aportados por la persona interesada se utilizarán, con carácter único y exclusivo, para los fines previstos en el procedimiento o actuación que se trate.

El órgano responsable del fichero donde se recogen dichos datos es la Dirección de Aprendizaje Permanente del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco, ante quién podrán ejercerse los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Para tal fin contacta con info@hiru.eus.

cerrar ventana